Información Religiosa. 
 Comunicado sobre los sacerdotes españoles expulsados de Colombia     
 
 Informaciones.    02/12/1972.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

COMUNICADO SOBRE LOS SACERDOTES

ESPAÑOLES EXPULSADOS DE COLOMBIA

MADRID, 3. (INFORMACIONES.) — «Los tres sacerdotes españoles expulsados de

Colombia no han atentado contra Ia .seguridad social ni contra el orden público

del país. Su actuación sacerdotal entre los colombianos se ha mantenido fiel al

cumplimiento Del Plan Pastoral Magangué 72, elaborado y aprobado por todo el

presbiterio y el señor obispo de aquella diócesis.» Esto dice una nota oficial

sobre el caso (ver INFORMACIONES de ayer), emitida por el Instituto Español d>?

Misiones Extranjeras.

«Creemos —añade— un deber salir al paso efe las tergiversaciones con que ha sido

difundida por la Policía de Colombia («Nuevo Diario», 28 noviembre; «Ya» e

INFORMACIONES, 1 diciembre) la noticia de su expulsión. Según el comunicado de

Bogotá, que transmite la agencia Efe, y las insinuaciones de «Nuevo Diario»

desde Cartagena (Colombia), dichos sacerdotes del Seminario Nacional de Misiones

(Í E.M.E.) habrían sido expulsados de Colombia «por actividades subversivas» o

por ((atentad contra el ondea público y la seguridad social». Se dice además que

el departamento le Seguridad de Colombia ha podido comprobar que el padre Terrón

«había dado refugio a un guerrillero del autodenominado Ejército de Liberación

Nacional».

Lo único lamentablemente cierto en estas noticias es que los padres Manuel

Mandianes y Eutimio Gutiérrez, y unos días después el padre Terrón, han sido

repatriados repentitiamente por las autoridades colombíanas, sin ningún

documento ni requisito legal que pueda justificar su expulsión, v habiendo

intentado, sin embargo, por todos los medios hacerles firmar antes de su •salida

un documento en el que reconocieran «jue se les. había íes-minado el tieenpp de

sil contrato con la diócesis´ de Magangué. Al negarse los dos primeros a firmar

dicho documento fueron puestos en un avión de la compañía Avianca sin

permitírseles recoger ni lo más personal. Pocos días después fueron detenidos

igualmente los padres Cirilo Terrón y Nemesio Fraile, este último quedó en poder

de la Policía cuando el padre Cirilo fue obligado a tomar el avión.

En cuanto a los datos suministrados por Efe, debemos hacer constar que el padre

Terrón no llevaba dos años, sino siete, en Colombia, que no era párroco del

Dorado, ya que esta parroquia no existe en Magangué; que su ministerio lo estaba

ejerciendo en la ciudad de Mompós, muy conocida por su tradición hispánica, y

que nunca tuvo oportunidad «le brindar alojamiento a ningun guerrillero en esta

zona, porgue allí no hay guerrilleros. Los únicos contactos del padre Terrón con

los guerrilleros tuvieron lugar hace cuatro años en otra región muy distante de

la actual (zona de indios del alto San Jorge), en la que estaba desplazado

entonces un nutrido destacamento del Ejército con varios-altos mandos v un

enviado especial del Presidente de la República. Los contactos que tuvo entonces

con los guerrilleros, por razón de su ministerio sacerdotal no fueron obstáculo

para que la Policía colombiana, sabedora de estos contactos, le concediera nuevo

visado para regresar al país tras unos meses de vacaciones que pasó en España.

En estas condiciones, y con conocimiento de causa, el Seminario Nacional de

Misiones (I. E. M. E.) no puede menos de salir en defensa de ía imagen de estos

sacerdotes, compartir su actuación, su generosidad y su tristeza v lamentar qua

se intente tilrl^r de ((subversión» lo que no es sino trabajo, entrega v

compromiso con las gentes más pobres y necesitadas de pan y de Evangelio. — La

dirección general.»

 

< Volver