Concordato y participación política de la jerarquía     
 
 Informaciones.    20/11/1971.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

LA Iglesia católica española ha sido físente de noticias a lo largo de la

semana: ínformaciones oficiosas sobre la sustitución áel actual Concordato

España-Santa Sede, pronuncia-mientos epíscopales acerca de la participación

política del clero, alguna importante reunión sacerdotal —coma la ¿e Oviedo— y

fuertes rumores de cambios en la jerarquía eclesiástica del país.

CONCORDATO: En forma oficiosa cree saberse que ¡a renovación o reforma del

actúa! Concordato —íjue áaía de 1953— presenta obstáculos importantes. La

derogación del actual texto concordatorio v fe suscripcion de acuerdos parciales

sobre temas concretos entre el Estado español y la Sania Sede parece abrirse

camino como mejor formula. La mayoria de los obispos españoles son partidarios

de la derogación del Concordato actual y de la paulatina elaboración de esos

acuerdos parciales. Para la Santa Sede —recordamos— el problema principal en la

negociacíon consiste en la renuncia por parte del Estado cápanos a! privilegio

de la presentación de obispos*.

DECLARACIONES EPISCOPALES: En una conferencia prenunciada en Madrid, monseñor

Echarren (obispo auxiliar de Madrid-Alcalá) ha señalado >¡ue «e] Sínodo Ta a

marcar una pauta clarificadora respecto a muehos problemas de la Iglesia

española». «En ningún punto —dijo don Ramón Echarren— han adoptado posturas

divergentes el Sínodo y la Asamblea conjunta española. No ha habido

contradiciones, sino marcadas coincidencias.»

Monseñor Tarancón (primado de la iglesia española y administrador de la diócesis

Madrid-Alcalá) ba declarado al diario Mejicano «>Excelsíor» >jae «la Iglesia

española con sus obispos, sus sacerdotes v sus fieles, >Jesea independizar se

del Estado, nada poder seguir su camino sta privilegios de orden civil. >....)

La gente que no razona mucho cree que nosotros nos aprovechamos de la política v

(toe tenemos mucha Influencia en eí campo político. Esto produce mal efecto en

la Iglesia. Hoy 2a gente es mucho más sensible que hace veinte años no ve con

buenos ojos >3t¡e la religión goee de privilegios políticos,

ENFOQUE IBEROAMÉRICA

El» ministro de Asuntos Exteriores, señor Lopez Bravo, ha terminado su tercer

viaje al subcontinente americano. Eb menos de un año el jefe de nuestra

diplomacia ha visitado oficialmente Paraguay, Chile, Argentina, Brasil, Uruguay,

Venezuela, Perú, Colombia, Ecuador, Bolivia, Costa Rica, República Dominicana,

Honduras, Guatemala, SI Salvador, Nicaragua y Panamá, En Hispanoamérica, sólo

Méjico 3? Cuba no lian recibido la visita´ deí ministro. una escala en Cuba

durante este viaje que acaba de finalizar hubiera sido posible si las difíciles

negociaciones sobre pagos entre España 7 Cuba no estuvieran pendientes de

solución. Per lo que respecta-a Méjico, nada -o muy poco— puede hacer nuestra

diplomacia. Sis Méjico quien debe de-eidirse a la reanudación de relaciones

En el ámbito de las naciones hispanohablantes tan sólo Guinea Ecuatorial no ha

recibido la visita del señor López Bravo. Filipinas fue uno de los primeros

viajes al exterior del ministro a raíz &i tomar posesión de su cartera,

Habrá que esperar ahora a qae esta nueva etapa en nuestra proyección hacia

Iberoamérica se desenvuelva eficazmente. No debería dejarse «enfriar» el

entendimiento que haya podido lograrse con estos viajes. De entrada, «s

sumamente positivo el arrumbamiento del tópico de la Hispanidad hasta ahora al

uso, sin más raices que las históricas o sentimentales.

Ni cabe el escepticismo ni el optimismo desmesurado. De cara a Iberoamérica

hemos de ser pragmáticos.

La economía, utilizada como cauce en todos estos viajes del señor López Bravo,

ha constituido una postura acertada,

Resultará conveniente" que cuidemos una política de créditos al exportador, para

>jne Iberoamérica pueda adquirir bienes de equipo en España. Parte de la reserva

de divisas debe también destinarse a créditos para obras civiles ea el

subcontinente americano. Por lo que respecta a lo que Iberoamérica puede

ofrecer, debemos olvidar la imagen folklórica de UROS países eternos

suministradores de café, cacao o carne, Iberoamérica tiene petróleo, cobre,

maderas, Va, baco, maíz, soja, etc., >jue pueden interesarnos. Iberoamérica,

además, cumple tradicionalménte sus ´obligaciones de pago.

Políticamente nos congratalainos del «íalr playa que ha presidido los viajes

´iberoamericanos del señor López Bravo. I¡a no injerencia en los asuntos

internos de cafia país y el respeto por cada régimen político

28 de noviembre de 1971

 

< Volver