Autor: Granell Pérez, Luis. 
   Barbastro: la medalla de oro de la ciudad, al fundador del Opus Dei     
 
 Informaciones.    26/05/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

BARBASTRO: LA MEDALLA DE ORO DE LA CIUDAD. AL FUNDADOR DEL OPUS DEI

ZARAGOZA, 26. (INFORMACIONES, por Luís Granell.l

AYER le fue entregada a Don José Marta Escrivá de Balaguer la medalla de oro de

Barbastro, la ciudad, oséense donde nadiera el fundador del Opus Dei.. El

acuerdo de concesión se tomó en septiembre de 1971, pero hasta ahora monseñor

Escrivá no había encontrado tiempo para volver a-su ciudad natal, que abandonó

hace tinos sesenta años. El f\.omena}eaáo había llegado dos días antes en

helicóptero a Torreciudad, el gigantesco santuario mariano que el Optes Dei está

terminando de construir en las cercanías. Hasta ese momento no se tenía noticia,

de la celebración del acto, pero inclusa la Prensa aragonesa del sábado no

publicó la noticia, a petición expresa de la oficina de Prensa Ae la Obra, -para

«vitar que acudiera excesivo publico al acto &e entrega

Más de trescientas personas, muchas de ellas miembros del Opus. llegadas desde

Zaragoza y Barcelona, abarrotaron el salón de sesiones del Ayuntamiento

barbastrense. en el que don José María Escrivá de Balaguer fue recibido con gran

des aplausos y abrazos de sus seguidores.

Entre los asistentes se encontraban don Alvaro del Portillo —de quien se na

hablado como sucesor del «padre», que. por cierto, aparecía HYÜJ c&nsaüo y

envejecido— y don Florencio Sánchez Bella, hermano del ex ministro de

Información, y Turismo. También asistían algunas autoridades provinciales,

aunque no el gobernador, señor Fragoso del Toro, a pesar de que habla estado en

Barbastro la noche anterior en los actos de clausura de la VIII Semana •

Cultural

Después de las palabras, iniciadas con una cita del libro «Camino», del alcalde

—el que prohibiera hace unas semanas la proyección de la película «La prima

angélica» en la localidad—, se le hizo entrega a monseñor Escrivá de la medalla

de oro. con el escudo de Barbastro en esmalte. En su contestación, que

Interrumpió en tres ocasiones con frases improvisadas que lograron conmover a

algunos de los presentes, aludió reiteradamente al santuario de Torreciudad,

«cuyos frutos espirituales y educativos serán de carácter universal, pero se

notaran, especialmente en Barbastro y eí Somontano».

Al término del acto, que duró solamente dieciocho minutos, monseñor Escrivá

conversó en una sala aparte con los miembros de la Corporación y representantes

de los medios de comunicación locales y algunos de fuera de Barbastro, pese a lo

cual el Jefe de la oficina de información de Torreciudad impidió el acceso a la

sala a este corresponsal, alegando que el «padres había citado solamente a los

periodistas locales.

Entre las mismas muestras de afecto >íe ¡os miembro» flel Opus Dei presentes^

montó en un «Mercedes» con placas del Cuerpo Diplomático y regresó con sus más

íntimos colaboradores a Torreciudad para emprender viaje a Roma.

A pesar de que la vinculación de don José María Escrivá y eJ Opus Dei con

Barbastro ha sido mínima o casi inexistente en todos estos años, el mencionado

instituto secular y su fundador gozan de gran predicamento en determinados

sectores de la población, sobre´ todo desde que, coincidiendo con las obras de

construcción del gran santuario de Torreciudad —que pudiera estar en

funcionamiento este mismo año—, van a asentarse en Barbastro algunas industrias,

y la ciudad está encontrando mayores facilidades para resolver ciertos

problemas, tales como la construcción de un polígono industrial, el primero tpis

se termina, en toda la provincia, la puesta en marcha de un instituto de B. U.

P. y la futura creación de una Residencia Sanitaria.

 

< Volver