Fernández de la Mora, en el CEDI. 
 España, objetivo del Kremlin     
 
 El Alcázar.    27/11/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Fernández de la Mora, en el CEDI

"ESPAÑA, OBJETIVO DE PRIMER ORDEN PARA EL KREMLIN"

MADRID, (CIFRA).— España está intentando llevar a cabo su reforma constitucional en los momentos

en que sufre una grave crisis económica y de valores morales, afirmó Gonzalo Fernández de la Mora,

promotor de "Alianza Popular", en la 25 reunión del "Centre Europeen de Documentación et

D´Information", que se celebra estos días en Madrid.

El señor Fernández de la Mora, que al comienzo de su intervención destacó que los españoles vivimos

uno de los momentos mas críticos, decisivos y trascendentes de nuestra historia contemporánea, señaló

que la cuestión responde a la característica de todos los problemas españoles desde mediados del siglo 18,

es decir, la alternativa entre "europeización" e "hispanización".

HOMOLOGACIÓN CONSTITUCIONAL

Dijo que este es un momento de "europeización", o, por utilizar un termino en boga, de "homologación".

Añadió que hay tres posibilidades: homologación con Europa del Este, con Europa Occidental o con la

Europa tradicional y eterna.

Afirmó luego que la primera alternativa conduce a la formula más fracasada de la historia de Europa, y la

segunda a una Europa en grave crisis económica, casi deshaucio moral y crisis política.

RESULTADO ELECTORAL

Estudió después la crisis económica y de valores, y, ante el futuro inmediato, señaló que el punto de

inflexión serán las elecciones generales que, dijo, tendrán lugar en la última semana de marzo.

Como puntos importantes de arranque, y condicionales del resultado electoral, hizo referencia a la

existencia de 400 partidos políticos hoy en España, al radicalismo anarquizante y revolucionario que ha

tenido siempre la izquierda española, el socialismo español, y las presiones externas.

SOLIDARIDAD MORAL

Criticó después la actitud comunista, y, en varias frases que fueron aplaudidas, señaló que es el

comunismo el agresor común de Europa y de España, y que la Península Ibérica es un objetivo de primer

orden para el Kremlin en su intento de dominio comunista en toda Europa, como paso al comunismo

planetario.

Por último, habló de "Alianza Popular", de la que dijo es un Partido Conservador y la más importante

coalición no marxista existente en España. Calculó de un 25 a un 50 por ciento de votos en las elecciones,

según los pesimistas y los optimistas, y rechazó las acusaciones de la extrema izquierda y "compañeros de

viaje", que tachan a "Alianza Popular´ de neofascista o neofranquista.

Sobre esto último, dijo que Franco, al llegar al poder, puso su espada al servicio de unos ideales que el no

había inventado, sino que eran los de la derecha española. Muerto Franco, estos ideales continúan, solo ha

desaparecido uno de sus defensores.

Terminó pidiendo solidaridad moral a los europeos no marxistas con "Alianza Popular", en la convicción

de que una victoria electoral de esta significará la conservación de la europeidad y occidentalidad de

España, mientras que su derrota será el principio de su marxistización.

27 — NOVIEMBRE — 1976

Alcázar

 

< Volver