Tras la reunión con Suárez. 
 Comisión de los cuatro: contentos y esperanzados     
 
 Diario 16.    12/01/1977.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Miércoles 12-enero 77/DIARIO 16

Tras la reunión con Suárez

Comisión de los «cuatro»: Contentos y esperanzados

¡MADRID, 12 (D16).—"Satisfecho y esperanzado" (Cañellas), "esperanzado y bastante satisfecho" (Julio Jáuregui), "reunión positiva y cordial" (Satrústegui), "conversación enormemente positiva" (Felipe González),

Así calificaron los cuatro Interlocutores de la oposición su encuentro de tres horas con el presidente Suárez, en la primera ronda de negociaciones Gobierno-oposición, sobre la amnistía y la legalización de todos los partidos políticos

.

Al margen de las expresiones de satisfacción, poco es lo que los miembros de la oposición explicaron a los ateridos periodistas que les aguardaron durante tres horas, desde Jas cinco y media de la tarde, debiendo soportar, a la intemperie, una fuerte nevada.

Un comunicado de catorce líneas -—tres mas que el dado por la mañana, a la misma puerta del palacio de la Moncloa, por Alianza Popular—, leído por el democratacristiano Antón Cañellas a la salida de la entrevista de la "minicomisión de los cuatro" con el presidente, informó de que los cuatro detegados de la comisión negociadora expusieron "con detenimiento" a Suárez los criterios de la comisión sobre la amnistía y el reconocimiento de todos los partidos politicos.

«Gran parte" de las Ideas de la oposición

Suárez. según el comunicado, Indicó que los problemas Implícitos en ambos puños "están siendo objeto de un profundo estudio por ti. Gobierno". En este "profundo estudios seran tenidos en cuenta por el Gobierno "gran parte" de las ideas expuestas por los cuatro delegados de la comisión negociadora. El comunicado finaliza manifestando que a la reunión de ayer seguirán otras "para continuar el tratamiento de estos temas y de otros que son materia de preocupación común"

En una charla informal que a continuación se celebró con loa periodistas, excepcionalmente en el "hall" del palacio de la Moncloa, y en la que los negociadores de la oposición se mostraron muy reservados —Felipe González permaneció una hora más, a petición del presidente, conversando a solas con Adolfo Suárez—, Cañellas Jauregui y Satrustegui se mostearon optimistas y elogiaron la política llevada a cabo por Suárez.

"Amnistía", palabra maldita

Acerca del primer tema de la negociación, se puso de manifiesto que existe un problema implícito en la palabra "amnistía*. "Puede ser que se maneje otro concepto. No puedo añadir más", dijo el liberal Satrústegui, remitiendo a los informadores a la "Interpretación" del comunicado leído minutos antes.

En medios bien informados se tiene la Impresión de que el Gobierno no concedería una nueva amnistía, sino que, a la luz de las reformas Judiciales recientemente efectuadas, se haría una nueva aplicación de la amnistía ya concedida. Esta aplicación, dijeron las fuentes, permitiría la puesta en libertad de muchos de los presos politicos actualmente en prisión,

... Pero no al cíento por ciento

El presidente se mostró receptivo, sin haber aceptado el ciento por ciento de nuestros planteamientos", se dijo, refiriéndose al segundo punto de la negociación, la legalización de todos los partidos políticos. No se trató sobre si el presidente del Gobierno está dispuesto a recibir a un comunista en una nueva "minicomisión" que negociase, por ejemplo, el tema de la ley Electoral. Tampoco quedó claro si habrá nuevas "minicomisiones" o serán las mismas cuatro personas quienes, "tal vez la semana próxima", vuelvan a entrevistarse con Adolfo Suárez.

Los planteamientos de la aposición consisten en que, olvidada la ley de Asociaciones (que, por otra parte, podría quedar tácitamente relegada con la aparición de la ley Electora!), los partidos puedan inscribirse en un registro, pasando a ser competencia de los Tribunales de Justicia decidir qué partidos aceptan los postulados democráticos y cuáles no.

Una hora más tarde, a las nueve y cuarto, y tras haber pasado por la puerta de entrada del nuevo edificio de Presidencia, los vicepresidentes del Gobierno,, Gutiérrez Mellado y Osorio, y el presidente de la agencia Europa Press, José Mario Armero (quien se entrevistó con el secretario y cuñado de Suárez, Aurelio Delgado), apareció Felipe González, primer secretario del PSOE, terminada su entrevista a solas con el presidente.

Negociaciones bilaterales

También rehusó explicar los pormenores de su conversación con Suárez, aunque dijo que no había tenido nada que ver con la comisión negociadora. González indicó tan sólo que se habló de problemas de política internacional, concretamente de las grandes posibilidades españolas en relación con Latinoamérica y los países árabes. Pero admitió que también se trataron «algunos pormenores" de su partido. Aunque señaló que los partidos representados en la comisión de los "nueve" desean que la negociación sea global, esto no obsta para que las nacionalidades y algunos partidos diriman sus problemas" particulares directamente- con el Gobierno. Sobre la negociación dijo que ésta es "la última oportunidad histórica" para que se plantee. La entrevista Suárez-González se celebró a petición del presidente, según una nota posteriormente emitida por el PSOE.

• Probablemente esta noche se celebrará una reunión de la comisión de los "nueve", en la que Cañellas, González, Jáuregui y Satrústegui informarán d e 1 contenido de su conversación con el presidente Suárez.

Mas de dos Horas soportando el frío ambiente

La Prensa toma unos copos a la puerta de palacio de la Moncloa permanecieron los cerca, de treinta, periodistas que acudieron a informar sobre la, primera "ronda" de negociaciones Gobierno-oposición. Dos nevadas blanquearon las cabezas de los periodistas, obligados a permanecer fuera de la nueva, sede de Presidencia, porque en el palacio de la Moncloa —explicación oficial— ´""-o Hay sitio".

En las últimas semanas, la Prensa había "conquistado" una pequeña sólita, en la antigua sede de Presidencia, en Castellana, 3, de donde se trasladó Adolfo Suárez para disponer de más espacio.

Sólo al final, la Prensa fue autorizada a permanecer alrededor de una hora en el del palacio.

 

< Volver