Autor: Crespo García, Pedro. 
   Algunas incógnitas     
 
 ABC.    16/11/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

16 DE NOVIEMBRE DE 1973.

MERIDIANO NACIONAL

Algunas incógnitas

* REUNIÓN—En la de la Comisión Permanente del Consejo Nacional, celebrada ayer, se trataron algunos temas de interés. Así, se confirmó el rechazo, previsible, del recurso de contrafuero presentado a las Cortes el pasado octubre contra el decreto-ley antiterrorismo. Y la decisión fue tomada por unanimidad. También se autorizó al proyecto asaciativo Nueva Izquierda Nacional a formar su Comisión organizadora. Lo que no deja de ser curioso, habida cuenta de la actividad que, a Juzgar por el trabajo público de las fuerzas policiales, desarrolla una cierta izquierda nacional, antigua, por supuesto. Y se acordó, sin más reservas que las precisas, fijar para mañana, lunes, el próximo Pleno, en et que se aprobará definitivamente la segunda Asociación: Anepa.

* ALUSIÓN.—Pero lo más interesante de la reunión lo constituyó la alusión al acto del jueves, día 20, en el Valle de tos Caídos, aniversario de la muerte de José Antonio. Las invitaciones al acto las cursa el ministro secretario general del Movimiento, en nombre del Jefe del Estado. Y se espera, sin más comentario, que el Príncipe de España asista al mismo.

En ese día puede quedar aclarada la Incógnita, que atormenta ahora a ciertos españoles, de si Don Juan Carlos es, en su papel de Jefe del Estado en funciones, también Jefe Nacional del Movimiento. Aunque, quizá, para esa fecha haya otras Incógnitas mucho más trascendentales ya despejadas. De momento, algunos comienzan a repasar las leyes que forman lo que viene a ser nuestra Constitución y a imponerse en las cuestiones que, en cuanto a protocolo, afectan al Estado y, de forma especial, a su más alta representación.

O VIAJE.—La presencia del ministro de Planificación del Desarrollo, don Joaquín Gutiérrez Cano, en Argel ha vuelto a sorprender a los que, sabedores de tos aparentes cambios de nuestra posición respecto al tema —y a los problemas— del Sanara, creían estar ya a cubierto de toda nueva impresión.

Si, en efecto, en las negociaciones sobre aquel territorio con las partes interesadas el Gobierno español. ha dado la impresión de haber constituido una especie de «colectivo» para las relaciones externas del que, de momento, sólo parecía estar excluido —quizá autoexcluido— el titular del Departamento de Asuntos Exteriores, en esta ocasión resulta obligatorio considerar que el señor Gutiérrez Cano es diplomático de carrera, con independencia de la cartera que ahora ocupa. Circunstancia que, desde luego, no se, daba en los señores Solís y Carro.

De todas formas, quizá resulte sencillo explicar al presidente Burnedian que el «acuerdo de Madrid» sobre el Sahara es consecuencia lógica de la postura española sobre la tesis de ta autodeterminación, asimismo mantenida por las Naciones Unidas. De momento, con la presencia del señor Gutiérrez Cano en Argel cabe que tengamos la seguridad de que todo lo referente al IV Plan de Desarrollo —tanto los últimos retoques como el texto de la futura ley— está ya terminado. La profesionalidad de los funcionarios de Planificación ha hecho el milagro. Aunque el país se haya ido acostumbrando a ellos —a tos milagros— en estos últimos días.

* DISTENSIÓN.—Quizá porque tos pronósticos repetidamente gravísimos no tienen más salida que la muerte, prácticamente descartada la mejoría, la tensión en La Paz —y en el país entero— bajó ayer algunos grados. Sin que por ello deje de estar Franco en la mente de los españoles todos.—Pedro CRESPO.

 

< Volver