Autor: Crespo García, Pedro. 
   Sobre el cambio y el crédito     
 
 ABC.    18/11/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

MERIDIANO NACIONAL

Sobre el cambio y el crédito

* GIRÓN.—La actualidad de una de las Españas políticas —la que conmemoraba como propio el XXXIV aniversario de la entrada en combate de la División Azul— se centró el pasado domingo en Sama de Langreo.

Las agencias no dan cuenta del número de asistentes al acto, en el cual pronunció un largo discurso el ex ministro, consejero nacional del Movimiento y consejero del Reino don José Antonia Girón de Velasco.

En su alocución el señor Girón se definió, con sus compañeros, como «permanente centinela», y dijo: «Hemos vivido un período constituyente; vamos a vivir un periodo constitutivo», afirmando, además, que «esa frontera, de muy claro trazado, no puede ser interpretada como un cambio de situación política». «El Régimen —añadió— es el mismo, aunque en cada circunstancia encuentre fórmulas de aulocorrecciór para hacerlo más perfectible, de acuerdo con las exigencias de cada instante.» Y «la sucesión de Franco está determinada por la aceptación de una legitimidad histórica irreversible».

Podría pensarse que al medir con sus propios parámetros las esencias fundamentales del Régimen y su situación, y al exigir, prácticamente, el franquismo después de Franco, el señor Girón, en nombre de sus representados, venia a emplazar al Príncipe de España para cuando llegase el momento, en función de quién sabe qué atribuciones. Pero no queremos creerlo asi.

* CRÉDITO.—La simple asunción de la Jefatura de´ Estado por Don Juan Carlos ha despertado una innegable oleada de confianza, exterior e interior, en el futuro de! país. Indiscutiblemente, se han multiplicado los créditos políticos para el porvenir, la Bolsa ha subido de forma espectacular y han cambiado las actitudes de los dirigentes de la O. T. A. N. y del Mercado Común, entre otros.

El peligro de! tema estriba en que algunos, por ignorancia de las bases anteriores de nuestro desarrollo económico y social, y otros por simple arribismo, no entienden que el crédito lo tiene la Corona y no las personas que vayan a servirla. Que será la Corona quien vaya a la democracia y a la evolución. Y que estos cambios o transformaciones, por otra parte ineludibles, vendrán decididos desde la Corona, que empleará para ellos a los hombres que, lógicamente, considere más ¡dóneos y capacitados.

En este punto es donde mayor relieve presenta la herencia del pasado, el legado de Franco. En haber alumbrado algo más que un puro continuismo que, sin su presencia, significaría bien poco. Se ha dicho que durante años, muchos años, Franco fue el único monárquico del Régimen; el único que creía en el regreso a la Monarquía. Interpretar cuál seria su pensamiento cuando ya no esté y pretender fabricar con él un corsé para su sucesor, no pasa de ser una idea torpemente romántica, y poco práctica para un país en desarrollo. Continuidad significa evolución.

* FRANCO.—Desde el pasado viernes, en que fue intervenido quirúrgicamente por tercera vez, el pronóstico de la evolución de su salud se ha estabilizado en números rojos. Dato a subrayar es el de la temperatura, que se informa es de 36 grados centígrados. Con él se contesta, de modo implícito, a! rumor de que e¡ Caudillo estaba sometido a un tratamiento especial de hipotermia.—Pedro CRESPO.

 

< Volver