Autor: Cortés-Cavanillas, Julián (ARGOS). 
   Boicot sueco y paseo romano     
 
 ABC.    26/02/1976.  Página: 20. Páginas: 1. Párrafos: 2. 

A VUELA PLUMA

«BOICOT» SUECO Y PASEO ROMANO

Las cosas que hay que oír y ver por las tenores «demócratas» que en la realidad no quieren la democracia, ya que ponen todas las zancadillas necesarias para que su esperanza se malogre, ofrecen todos los síntomas de un claro desafío al Gobierno para que fratase toda posible evolución política. El coa» de Pablo Castellano recomendando a los suecos un «boicot» comercial total contra España, para «ayudar al pueblo español», pasa todas las rayas de lo tolerable en cualquier país civilizado. Lo que el líder socialista ha pedido, en unas declaraciones publicadas en varios diarios de Estocolmo, es que el «boicot» se produzca a base de «suspender las exportaciones de papel a España, suspender las importaciones de productos españoles a Suecia, y suspender el tráfico marítimo y los transportes aéreos». La alta bondad del señor Castellano excluye de sus peticiones el «boicot» turístico, para que los obreros tuecos puedan tomar el sol y los empleados españoles de hostelería no te queden en la calle, también tomando el tol.

De otra paite, mientras Roma, como toda Italia, padecía una huelga general, y la agencia oficial china de noticias Informaba que más de un millón de personas se encuentran detenidas en más de mil campos de concentración, donde son torturadas física y mentalmente por las autoridades soviéticas, te concentraba en la Urbe, con mayúscula, la llamada «oposición española» para dar en el exterior la campanada de que aquí todo sigue igual que el año pasado; que nadie puede reunirse; que nadie goza de libertades; que los «picos de oro» no pueden hablar y que no se permiten las manifestaciones ni ¡as huelgas, etcétera. Entre los opositores más distinguidos han hecho acto de presencia en Roma Joaquín Ruiz-Giménez, Rafael Calvo Serer, naturalmente Santiago Carrillo y, naturalmente, don Felipa González, don Marcelino Camocho y un representante también de don Hugo. ¿Qué os lo que ahora tienen que cuitar fuera de España estos caballeros?—ARGOS.

 

< Volver