Autor: Baró Quesada, José. 
   La semana política     
 
 ABC.    08/03/1970.  Página: 23. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

8 DE MARZO DE 1970. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 23.

LA SEMANA POLÍTICA

jín el Consejo Nacional, las Cortes y, como natural desenlace y remate provisional de todo ello, el Consejo de Ministros, ha estado centrado el interés Eolítico de la semana. El tema de las asociaciones políticas, reactivado por la petición de muchos y significados consejeros nacionales para la puesta en marcha de tales entidades, llegó en boca del titular de la Secretaría General del Movimiento, Torcuata Fernández-Miranda, a la sesión plenaria que el Gobierno, presidido por el Jete del Estado, celebró en el Palacio de El Pardo el viernes. El escrito, cuyas firmas encabeza Fernando Herrero Tejedor, dio mucho que hablar dentro y fuera del Consejo. Fernández-Miranda, como subrayé en la reseña de dicho Pleno gubernamental el pasado sábado, consumió un largo turno de exposición del supuesto problema. En el antiguo palacio del Senado he recogido la impresión de que el asunto, en cualquier sentido, va a seguir adelante. Aquella Cámara se reanima en diversos aspectos, y buena prueba de ello fue el coloquio vivaz sostenido el jueves por Licinio de la Fuente, ministro de Trabajo, con los componentes de la Sección Tercera, preludio de otros diálogos a nivel de ministros y consejeros.

En las Cortes se debatió, sin excesivo interés de la opinión pública, el proyecto de ley de Casa, que, al cabo de dos semanas de discusión, todavía continúa. También hubo un extenso e intenso contacto de Vicente Mortes Alfonso, ministro de la Vivienda, con los procuradores de esa Comisión. Sin embargo, no fue ahí donde la máxima carga política dejó sentir sus efectos. Las miradas de los más expertos observadores estuvieron fijas en los prolegómenos de la ley Sindical y, sobre todo, de la ley de Educación, que es la, próxima, según públicos indicios—antes o después del posible Pleno del 17, ya es objeto de duda—y que lleva consigo una fuerte dosis de expectación en significados estamentos del país. Con el caso Matesa, constituye la más palpitante actualidad parlamentaria.

Del Consejo de Ministros, muy importante politicamente, he apuntado algo de lo cuestionado en la última reunión: el asociacionismo reiterado y pedido -por unos cuantos calificados consejeros. En otro plano de actividades debo referirme al dinamismo sindical en torno a la revisión del salario mínimo y otros conceptos y al tema de las bases, acerca de cuya hipotética renovación expuso su criterio, en un comentado artículo aparecido en A B C, don José de Yanguas Messía, ex ministro de la Corona, embajador, presidente de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, prestigiosa figura internacional del Derecho. Su tesis fue secundada por ilustres tratadistas y hombres públicos de distintos sectores. Y por una aran masa de opinión.

Agitación universitaria, con muy lamentables incidentes en Madrid, y conflictos laborales de diverso orden que se tradujeron a veces en sanciones y huelgas parciales. Intento de secuestro, por anarquistas españoles exiliados, de nuestro embajador en la U.N.E.S.C.O., don Emilio Garrigues. Condenas de miembros de la E. T. A. y de las Comisiones Obreras por el Tribunal de Orden Publico. Remisión, en estos últimos días, de tos fricciones de carácter eclesiástico.

El Principe, en varios actos de entrañable carácter castrense, recibió, una vez más, la adhesión y la lealtad de las Fuerzas Armadas. La Gran Cruz de te Orden del Mérito Militar, impuesta por el ministro del Ejército en presencia de la Princesa Doña Sofía, está desde el sábado en la guerrera y el corazón de Su Alteza.—José BARO QUESADA.

 

< Volver