Autor: Oneto Revuelta, José. 
   Eta y el País Vasco     
 
 Madrid.    27/12/1969.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

ETA Y EL PAÍS VASCO

Una tarde lluviosa del mes de agosto de 1968, Melitón Manzanas González, cincuenta y filete años e inspector-jefe de la Brigada de Investigación Social de San Sebastián, caía asesinado en las escaleras de su casa, en el barrio Elizacho, de Irún. La E. T. A. ("Euzkadi Ta Azkatasuna", "Euzkadi y Libertad") se confesaba autora del atentado (el hecho continúa aún sin esclarecer) y daba un paso más en la escalada que había comenzado u» mes antes con motivo de la muerte, al ser aprehendido por la Guardia Civil, de su "primer mártir" (Javier Echevarrieta Ortiz, poco después de la muerte en acto de servicio del guardia civil de Tráfico Pardiñas, atribuida a la misma E. T. A. Para muchos estas fueron las primeras noticias de la existencia de una organización vasca que tiene siete años de vida, pero que solo a partir de 1965, después de sucesivas escisiones, se compromete en una lucha abierta contra el orden establecido, que conduce a la implantación del estado de excepción en Guipúzcoa por espacio de mas de medio año (agosto de 1968 a marzo de 1969). Antes, Vizcaya, por el conflicto de Laminación de Bandas en Frío, uno de los más persistentes de la España de la posguerra, también vivió la suspensión de garantías jurídicas por tres meses.

Los sucesivos golpes de mano de E. T. A., acompañados de gran despliegue propagandístico, eclipsan de un primer plano de actualidad como movimiento político vasco al P. N, V. (Partido Nacionalista Vasco, fundado en 1893), del que proceden algunos de los dirigentes de E. T. A., pero que no aprueba la acción violenta y que reduce su actividad pública a la paternidad anual del «Aberri Eguna" (Día de la Patria Vasca), que se celebra el Domingo de Pascua de Resurrección.

La especial situación del País Vasco hace que el problema se complique; cierto sector del clero, sin apoyar abiertamente los postulados del nacionalismo, ni mucho menos de E. T. A., se ha visto envuelto por sucesivos acontecimientos (en Bilbao, el delegado episcopal deniega la autorización para que el Tribunal de Orden Público procese a 66 sacerdotes) que, en algunas ocasiones llegaron a un cuma de gran tensión, como cuando el anterior obispo de San Sebastián, poco antes de morir, publicó una exhortación (septiembre de 1968) en la que se atribuía una violación del Concordato a las autoridades gubernativas por detenciones y registros. A pesar de las repetidas notas oficiales de que E. T. A. había sido desarticulada, posteriores acontecimientos desmentían estas afirmaciones, y una nueva ola de actuaciones (atracos a Bancos, sabotajes, acciones directas...) han venido poniendo de actualidad, en los últimos años de la década, el problema vasco y la misma existencia de E. T. A. Las últimas actuaciones policiales, éstas en Bilbao, han terminado recientemente con la desarticulación de importantes grupos que están siendo juzgados, en virtud de la ley de Bandidaje y Terrorismo de 21 de septiembre de 1960 (derogada y puesta en vigor en agosto de 1968), en Burgos por Consejos de Guerra sumaríamos y ordinarios. J. ONETO REVUELTA

 

< Volver