Autor: Martínez Reverte, Javier. 
   La criba     
 
 Pueblo.    12/10/1970.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Midi

Desde luego que el horno está para bollos. El horno, como ustedes supondrán, es el país; los bollos, los cambios que puedan efectuarse. El que la pasada semana haya sido generosa en comentarios en torno al presidente del Gobierno, a lo que supondrá esa figura dentro del tablero constitucional español, da que pensar. Y como resulta que los rumores andan floreciendo por esos territorios, pues no está de más el prestarle oídos a la posibilidad. ¿Cuándo? Eso es ya otra cuestión. Por supuesto que, si ese paso se diera, tal vez vendría el de realizar un reajuste en el Gabinete ministerial. Si el 29 de octubre pasado hubo maxicrisis; si cuando la dimisión de Silva Muñoz hubo minicrisis, pues ahora, siguiéndole los pasos a la moda, lo que toca es una midicrisis,

* Previsiones

Por si acaso, no está de más informarles a ustedes de cuáles son las previsiones constitucionales dispuestas en torno al presidente de Gobierno, previsiones que contiene la Ley Orgánica desde el artículo 13 al 20. Según la Constitución, el presidente, junto con el Consejo de Ministros, «determina la política nacional, asegura la aplicación de las leyes, ejerce la potestad reglamentaria y asiste de modo permanente al Jefe del Estado en los asuntos políticos y administrativos». Al presidente lo designa el Jefe del Estado —en este momento, Franco— entre una terna propuesta por el Consejo del Reino. Puede ejercer la Jefatura Nacional del Movimiento y tiene un mandato de cinco años. Pero el presidente, como es lógico pensar, puede dimitir o ser cesado por el Jefe del Estado, o a petición de los dos tercios de los miembros del Consejo del Reino. Por otra parte, el presidente propone al Gabinete ministerial al Jefe del Estado, Gabinete ministerial que cesará cuando cambie el presidente o cuando éste lo considere oportuno.

• Conscientemente

Mientras, el Príncipe de España se afianza en sus compromisos y recuerda los días del 23 y el 24 de julio, cuando fue designado como sucesar a la Jefatura del Estado. En Zaragoza, Juan Carlos ha dicho: «Noto sobre mi la responsabilidad que consciente y voluntariamente acepté de ser sucesor, a título de Rey, en la Jefatura del Estado, y tener la seguridad de que mi voluntad, que entregué sin reservas a todos los españoles, no decaerá en ningún momento para hacer de España lo más grande.»

* Más de elecciones

Y sigue en marcha la actividad electoral. Por el momento, parece que anda algo desanimado él ambiente preelectoral de cara a las municipales. En cuanto a la renovación de los Consejos Locales, Secretaría General del Movimiento ha hecho públicas las normas del procedimiento electoral. En el plazo de cinco días, según esas normas, se reunirán las comisiones permanentes de los consejos provinciales, para determinar las entidades que pueden intervenir en la elección y el número de representantes con que cada entidad puede contar en el Consejo Local respectivo.

Martínez REVERTE

 

< Volver