Autor: Baró Quesada, José. 
   La semana política     
 
 ABC.    12/01/1971.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

LA SEMANA POLÍTICA

Con la Pascua Militar te reanudaren las actividades oficiales, interumpidas durante el paréntesis navideño, salvo la» Consejo* de Ministros de e» réeter extraordinario celebrados con motivo de las sentencias de Burgos. La vida política, reactivada, volvió a cobrar interés. Un interés centrado en el Gobierno y en ai Consejo Nacional, 1971 prometo ser, según tu comienzo, un año intensamente político, Dije en una de mis crónica* anteriores que la política a nivel de la calle, predominante en el «otoño caliente» ya superado, iba a ceder el paso • tata política a otros niveles. En el preludio de ella nos encontramos ahora.

Las Fuerzas Armadas, a través de representaciones Je los tres Ejércitos, reiteraron su fidelidad, en presencia del Príncipe, al Jefe del Estado, que dijo a mu visitantes: «No cabe el aislamiento, y tenemos que vivir con la mirada puesta en el futuro.» También el Consejo del Reino acudió el Palacio de El Pardo en testimonie de respeto y lealtad a Su Excelencia,

Las especulaciones en torno a hipotéticos cambios o reajustes dieron mucho que hablar y que escribir. Políticos y observadores siguieron apasionadamente los preparativos del próximo Pleno del Consejo Nacional, cuya posibilidad de celebración « puerta cerrada originó múltiples comentarios. Fue objeto de interrogantes y discrepancias el largo silencio en torna a un asunto tan vital para el porvenir de España como son las asociaciones políticas. El aplazamiento de la visita del ministro de Relaciones Exteriores de Francia, a sugerencia del Gobierno español, motivó igualmente conjeturas.

La Princesa Doria Sofía, acompañada de su esposo el Príncipe Don Juan Carlos, hizo entrega de la enseña nacional * la Agrupación de Intendencia de la Reserva General, acuartelada en Carabanchel. Doña Sofía expresó la profunda emoción que sentía «como mujer y como española» al actuar de madrina en tan patriótica y solemne ceremonia militar. Sus Altezas Reoles recibieron cálidas demostraciones da cariño y adhesión en la popular barriada madrileña.

Hubo «Consejillo» en la Presidencia del Gobierno y Consejo de Ministros en El Pardo. De esta última reunión destacan unos importantes acuerdos de ayuda y protección a la familia, y, otros, de no menor importancia, relativos a la resolución da inflictos jurisdiccionales, tan delicados y, a veces, trascendentes.

A propósito de la posibilidad de un próximo Pleno del Tribunal Supremo da Justicia recobró actualidad el asunto Matesa, olvidado por la opinión pública durante el secuestro del cónsul alemán, el proceso oral de Burgos y los sofocados disturbios callejeros. — José BARO QUESADA.

 

< Volver