La semana política     
 
 Informaciones.    10/04/1971.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

PESE a la atonía que cabía esperar en una semana en que la vida del país se paraliza o se deriva hacia la conmemoración religiosa o hacia el descanso, hemos tenido en estos días nuevas «guerras» económicas, comerciales y profesionales.

Sobre la Torre de Valencia no hay más noticia que la intervención del Consejo de Estado en el asunto. Por el momento sólo parece claro que la «Torre» fue edificada con todos los permisos legales pertinentes, que Jo empresa promotora del edificio ha comenzado su batalla legal contra la paralización de las obras, que 900 obreros kan quedado en paro, que algunas industrias auxiliares a la edificación se encuentran en dificultades, y que de derribarse la construcción las indemnizaciones no bajarían de los mil millones de pesetas. En cualquier caso la simple paralización de las obras ya es motivo de indemnización,

Los camioneros de Oviedo, La Coruña, Pamplona y Santander kan iniciado la reivindicación de tarifas mes altas para los transportes por carretera. Las actuales tarifas apenas cubren los costos y la mayor parte del margen comercial se ob tiene sobrecargando peligrosamente el camión. Últimamente el control de ¡a Guardia Civil sobre la carga de los camiones es muy estricto, y la excesiva competencia que supone la atomizacvión de este tipo de transporté ha agudizado el problema.

Otra «guerra» incipiente es la entablada entre los maestros y los licenciados & cuenta de la impartición de la enseñanza general básica. Los maestros no quieren que los licenciados se encarguen en exclusiva de la segunda parte de esta enseñanza y estiman que están siendo agraviados o minusvalorados como Cuerpo.

En el plano de las «guerras comerciales» con Francia, también hay noticia; para hoy esta convocada una manifestación de viticultores franceses en varios puntos de la frontera con España. En San Juán de Luz, por otra parte, ya se manifestaron el jueves 300 pescadores en protesta por las importaciones de pescado español.

En política exterior la semana nos depara muchas visitas: el anuncio de la llegada a España o finales de mes del Negus, Haile Selasie; la visita del secretario norteamericano de Sanidad y Educación, la estancia en Grecia del ministro de Obras Públicas y la próxima marcha a Estados Unidos del ministro del Aire. En París, y refiriéndose tt un posible tratado mediterráneo, el embajador de Yugoslavia en Francia ka hablado muy cordialmente de España. Nuestro país —ha dicho— es imprescindible en el marco de una política mediterránea. Aunque esto sea algo obvio y obligado por la geografía, es agradable de escuchar.

 

< Volver