Autor: Baró Quesada, José. 
   Y ahora, ¿qué?     
 
 ABC.    07/03/1971.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

7 DE MARZO DE 1971. EDICION DE

LA SEMANA POLÍTICA

Y AHORA, ¿QUE?

Paso el aluvión ¿el Consejo Nacional tan tus debates apasionados y polémicos a puerta cerrada sobre la situación política del país. Pasó también el Rubicón parlamentario, la ley Sindical y el asunto Matesa entró en la larga y despolitizada vía de los más ortodoxos procedimientos judiciales. Vuelta m los períodos de calma, de paréntesis, de compás de espera. Y a la pregunta, tan repetida en momentos más o menos cruciales de la nación: «Y ahora, ¿qué?

Difícil es pronosticar con relativa exactitud el giro de. los acontecimientos inmediatos. Están supeditados a varias y acaso contradictorias circunstancias nacionales. De la nota oficial de la Comisión Permanente de la Alta Cámara podría deducirse que las asociaciones políticas, por las que claman en el desierto tantas voces autorizadas, van a ser tomadas en consideración esta vez. El tiempo lo dirá. En todo caso lo importante es el contenido. Asociaciones de cara al porvenir. Con vitalidad, flexibilidad, dinamismo, sentido práctico y realista. Porque la España de aquí a unos años e* la que más interesa a los españoles, sobre todo a quienes por razón de edad han de vivirla. Cosa lógica, humana, razonable. Y altamente patriótica, dicho sea en honor de quienes asi piensan y sienten.

Mientras tanto nos trajo la semana la visita del secretario general de la O. C. D. E., recibido en audiencia por el Jefe del Estado y por el Príncipe y en contactos de trabajo con varios miembros del Gobierno. López Rodó mantuvo entrevistas en Buenos Aires con el presidente argentino y diversos personajes del mundo económico. La política de este carácter siguió su línea de reactivación y se tradujo, entre otras normas y directrices, en importantes medidas de protección a la agricultura, aprobadas en el Consejo de Ministros del viernes. Movidas fueron asimismo las actividades de Gonzalo Fernández de la Mora y Licinio de la Fuente, al frente de tus respectivos Departamentos. Fue semana de órdenes y decretos en el «Boletín» y de ruedas de Prensa y declaraciones a distintos niveles. ¿Semana políticamente normal? La respuesta afirmativa, a ¡a vista de la superficie tersa y tranquila de los últimos dios del panorama español, sería quizá tai tanto aventurada. La fisonomía pública revela, desde luego, una normalidad política Incontestable.

Estamos metidos en un año de renovaciones sindicales, parlamentarias y del Contejo Nacional. Ese es un aspecto interesante de la cuestión. Pero no el único ni acaso ahora el más trascendente. El país, en vías de desarrollo económico, confía aún en la plenitud efectiva de la Ley Orgánica del Estado. El otro desarrollo, el político, en trance de gradual e inexorable democratización, está en el ambiente y requiere sin excesivas cautelas el tratamiento adecuado a través de disposiciones legales que tengan inmediata y rigurosa efectividad. Esperemos.—José BARO QUESADA.

 

< Volver