Autor: Sanmillán Farnós, José de. 
   Fraga con Esteruelas presentó ayer su libro sobre Cánovas y Maeztu  :   
 El teniente Fraga -dijo- se compromete a defender con su sangre la españolidad de Ceuta y Melilla. 
 Pueblo.    16/11/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

FRAGA -CON ESTERUELAS- PRESENTO AYER SU LIBRO SOBRE CÁNOVAS Y MAEZTU

«El teniente Fraga —dijose compromete a defender con su sangre la españolidad de Ceuta y Melilla»

MADRID. (PUEBLO.) — Ayer, en el madrileño Palacio de Congresos, presentó Manuel Fraga su último

libro "Cánovas, Maeztu y otros discursos de la Segunda Restauración". El libro, verdadero

«boomerangpolítico», fue presentado por otro hombre de A. P., Cruz Martínez Esteruelas, que dijo: «Tres

personajes (Cánovas, Maura y Maeztu) con cierta comunidad de propósitos, vistos por un autor que,

como hombre público, participa mucho tiempo por medio, en esa misma unidad de intención. Con lo que,

a la postre, los personajes vienen a ser cuatro ante los ojos del lector.»

Fraga, que ya anuncia otro libro, «España en la encrucijada», manifestó que el que se presentaba estaba

escrito «con la mano de la espada más que con la de la pluma». También significó que las decisiones que

se van a tomar en el país desde ahora a julio del próximo año van a ser trascendentales. De su teoría

política resaltó, una vez más, la combinación de «autoridad y libertad; participación y liderazgo y justicia

y libertad».

Respecto a Ceuta y Melilla, Fraga se ratificó en los comunicados enviados a la Prensa, y dijo que «el

teniente Fraga se compromete a defender con su sangre la españolidad de estas dos ciudades».

Al preguntarle se me ocurrió llamarle «teniente Fraga» y lo aceptó con buen humor, recordando que su

carrera militar no le había dado para más. Sobre el asunto Carter (la noticia de que el futuro presidente no

lo conoce a él), Fraga respondió que así es como se produce una mala información y señaló que en su

viaje ahora a los EE. UU. no va a ir a verlo. A cerca de la postura de los procuradores de A. P. ante la

próxima votación en las Cortes señaló que él no podía dar información sobre las reuniones, privadas

mantenidas sobre el tema. También recordó que él había sido «purgado a su debido tiempo» del

Parlamento actual. No hubo manera de sacarle quién será el jefe de la oficina de Prensa de A. P., pero sí

afirmó que ésta no tendrá periódico, indicando que la Prensa de partido no tiene porvenir. Al nuevo

partido Popular le deseó mucha suerte y dijo que era muy serio e importante... «Admiro a Areilza y tengo

amistad con Cabanillas, aunque hay diferencias de matiz que no nos han puesto de acuerdo,

fundamentalmente en el contexto de la política española.»

En el tema del sistema mayoritario y no proporcional para las elecciones se declaró partidario sin dudas

del primero. El mayoritario simple tiende a la reducción de los partidos, el proporcional es el que hundió

a Europa, desde los años veinte, y trajo el nazismo y el fascismo. Ante la reforma Fraga, espera que se

apruebe, y respecto a las famosas esencias dijo que «deben mantenerse en lo que tengan de bueno». El

referéndum lo apoyaremos sin dudas. A otras preguntas, Fraga respondió que no tiene enemigos, sino

adversarios... «Estoy dispuesto a aliarme con cualquiera que quiera servir a España.»

Respecto a su ley de Prensa manifestó que hay que juzgarla por sus resultados. Alabó la legislación

anglosajona del libelo y señaló que el día de mañana los ciudadanos tendrán que opinar sobre la

intromisión de la Prensa en las vidas privadas. Se refirió al Código Penal en el sentido de que en su día

también habrá de sufrir las correspondientes modificaciones.

En cuanto a R. D. confesó no saber, la amplitud de su base todavía, ya que no hace porcentajes antes de

tiempo.

Le preguntó dónde o a qué acto o tipo de celebración iba a asistir el próximo día 20... «Estaré en

Washington, pero rezaré por nuestro Jefe de Estado.»

Y esto es en líneas generales lo que el «teniente Fraga», el «ex ministro Fraga», el presidente Fraga (de R.

D.), el «líder Fraga» nos respondió en la rueda de Prensa, en la que de vez en cuando pisó el embrague

del castellanizado «no comment».

José DE SANMILLAN

Foto LEO

 

< Volver