Autor: Baró Quesada, José. 
   A nivel de tertulia     
 
 ABC.    22/05/1971.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

LA SEMANA POLÍTICA

A NIVEL DE TERTULIA

Existen en materia política diversos niveles cuya importancia está en relación con el momento y los personajes. Asi se lee y se oye que tal cosa ha sucedido a nivel de Gobierno, a nivel parlamentario, a nivel municipal. En la semana vencida se han celebrado, por ejemplo, elecciones sindicales a nivel de empresa. Y hubo comentarios políticos a nivel de tertulia.

¿Quiere esto decir que no se produjeron otros hechos? Sí, pero en menor escala, sin tanta intensidad y proporción numérica que en semanas anteriores. Porque las sesiones de Cortes del martes y el miércoles sobre el crédito oficial no «llegaron» al pueblo, no pasaron, como en argot teatral se dice, la batería simbólica del escenario político, a pesar de la indudable trascendencia del tema. Lo mismo sucedió en otros órdenes. ¿Qué hay que hacer para llamar la atención del amplio y despolitizado auditorio nacional?

¿Qué se les ocurre a estas alturas a nuestros jóvenes maestros de la política, tan interesados, lógicamente, en hacerse oír?

Porque no se engañen ellos ni tampoco los observadores y comentaristas pletóricos de optimismo. Ni mucho menos los protagonistas—¡tan insensiblemente tradicionales, tan inevitablemente españoles!—de esas actividades tertulianas en las que comprendo y resumo cuanto, fuera o dentro de un café, cae al margen de las Cámaras y de los distintos órganos de la Administración. A nivel de tertulia, a nivel de minorías, a nivel de encuestas, polémicas y opiniones, y todo viene a ser lo mismo, no hay vida política auténtica ni posibilidades de que la haya. La política requiere dimensiones dilatadas, participación masiva. No es un rito para iniciados ni un arte para escogidos. ¿Las Asociaciones...? Sí, ese es el camino. Pero, ya ven ustedes...

Merecen citarse, por diversos motivos, el proyecto de ley de Emigración, expuesto por el ministro de Trabajo a la opinión pública; la visita del titular tunecino ¿le Asuntos Exteriores y el viaje del teniente general Castañón de Mena a los Estados Unidos; la postura de la Comisión Episcopal de Enseñanza ante la reforma educativa; el anuncio del próximo establecimiento de una línea aérea entre Madrid y Moscú y de la próxima llegada de una Comisión de la Cruz Roja soviética... De Marruecos regresó el ministro de Información. A la capital llegó el ministro parlamentario británico para Asuntos Económicos.

Homenaje militar a Franco en Asturias e imposición de la Gran Cruz de San Hermenegildo al Príncipe, en Madrid. Al recibir la alta condecoración castrense, en presencia de los tres ministros militares y de otros destacados mandos de las Fuerzas Armadas, dijo Don Juan Carlos: «Podéis estar seguros de mi total entrega a 1» patria.» Y anadió Su Alteza Real: «Reitero como militar y coma español mi fidelidad ti juramento que un día, en la Academia de Zaragoza, realicé a la bandera, símbolo supremo del amor entrañable que todos sentimos por España.»—José BARO QUESADA.

 

< Volver