La semana política     
 
 Informaciones.    30/10/1971.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

AYER fue el segundo 29 de octubre (fundación de Falange Española) que se conmemoró en el Consejo Nacional, bajo la presidencia del Jefe del Estado y del Principe de España, y no en el teatro de la Comedia, donde José Antonio Primo de Rivera leyera el discurso fundacional en 1933.

El pasado año, el Jefe del Estado, tras su discurso, concedió la palabra a don Raimundo Fernández Cuesta y al ministro secretario general del Movimiento, señor Fernández Miranda. Este año, aparte del importante discurso del Jefe del Estado, tomaron la palabra don Raimundo Fernandos Cuesta y don Jesús Fueyo. «La juventud —dijo Franco— debe estar presta a tomar el relevo cuando le llegue la hora.»

Este 29 de octubre ha sido igualmente segundo aniversario de la formación del actual Gobierno.

En cuanto a nuestra política exterior, cabe resaltar la breve estancia del jefe de nuestra diplomacia en la República Federal Alemana. En Baden-Baden, el señor López Bravo se entrevistó con su colega federal, Walter Scheel. Poco después, en Stuttgart, presidia una reunión del Comité de Defensa Hispano-Norteamericano. A la reunión asistieron el general Goodpaster (jefe de las fuerzas norteamericanas en Europa), el teniente general Diez Alegría (jefe del Alto Estado Mayor) y el embajador de los Estados Unidos en Madrid, Robert Hill. La nota oficial que da cuenta de la reunión es rutinaria y no refleja la presunta importancia de las conversaciones. Para ciertos observadores, importantes temas relacionados con la O. T. A. N. han sido tratados en la conferencia de Stuttgart.

Mañana el señor López Bravo emprende su tercera gira iberoamericana: Santo Domingo, Guatemala, Honduras, El Salvador, Panamá, Costa Rica y Nicaragua. Cuba y Méjico son las dos naciones hispanoamericanas que le restarán por visitar al señor López Bravo. Sectores de la política mejicana piden a su Gobierno el restablecimiento de relaciones con Madrid, Cuba, por otra parte, parece dispuesta a reanudar con España las negociaciones comerciales y de fagos, cuya ruptura en agosto originó alguna tirantez entre los dos países.

Por lo que toca al proceso electoral, la Junta Central del Censo ha anulado las elecciones de representación familiar a Cortes por Badajoz; también ha proclamado por Sevilla a dona Ana Bravo, en lugar del hasta ahora electo señor Martínez Caro.

El Consejo Nacional de Trabajadores y Técnicos ha elegido como presidente a don Santiago Alvares Abellán; el Consejo Nacional de Empresarios tiene como nuevo presidente a don Manuel Conde Bandrés. Hasta ahora lo era don Dionisio Martín Sanz.

El indulto del 1 de octubre sigue desparramándose por los distintos campos susceptibles de su aplicación; en la semana lo ha sido en el ámbito de la Jurisdicción Especial de Delitos Monetarios.

En Madrid, el ministro de Trabajo ha inaugurado el Congreso Internacional de Gerontología. El Ministerio ha incluido recientemente la asistencia gerontológica en la Seguridad Social. La atención a la población anciana se está convirtiendo —muy loablemente— en una de las preocupaciones principales de este Departamento.

Desde el Vaticano, monseñor Echarren (obispo auxiliar de Madrid) ha hecho unas declaraciones que vienen a sumarse en alguna manera a la anterior pastoral. «El Sínodo —dice monseñor Echarren— repercutirá en la Iglesia española. La independencia de la Iglesia respecto al Estado se verá acentuada.»

La semana que acaba ha estado levemente teñida por la sombra del recluido en Mougins. Francia, sobre el frente de ataque abierto por André Malraux cuando aún era ministro de la Juventud y la Cultura, ha celebrado exultante los noventa años de Pablo Picasso. El Presidente Pompidou ha abierto personalmente el Louvre para un artista vivo. Vallauris ha sido una fiesta. Málaga, La Coruña y Barcelona —tres ciudades ligadas a la biografía de Picasso— le han rendido homenaje en la medida de sus posibilidades. La Real Academia de Bellas Artes de San Fernando le ha nombrado académico de honor.

 

< Volver