Incompatibilidades parlamentarias     
 
 Informaciones.    30/10/1971.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

INCOMPATIBILIDADES PARLAMENTARIAS

I A comisión especial que preside el ex ministro señor Díaz Ambrona, sigue a buen ritmo dictaminando la Reforma del Reglamento de las Cortes. El debate más interesante de la semana ha sido el referente a las incompatibilidades para un procurador. Tras cinco horas de discusión se decidió dejar para mejor ocasión la regulación de este asunto. El nuera Reglamento llegará una disposición final por la que «El régimen de incompatibilidades será regulado por una ley especial». Aunque se solicitó, no se emplaza al Gobierno para remitir esta ley a las Cortes. Para el señor Fanjul las posibilidades de que algún día esta ley llegue a la Cámara son escasas.

El problema de las Incompatibilidades lo plantea muy gráficamente la pregunta del señor Esperabé: «¿Cabe imaginar que un subsecretario procurador interpele a su ministro?» Resulta obvio que para fiscalizar al Poder hay que establecer un régimen de incompatibilidades parlamentarias.

Ron Fernando Suárez, a este respecto, habló de la necesidad de «nacionalizar el Poder». «Malo —dijo— es que una Cámara de participación acabe convirtiéndose en una asamblea de notables.» El señor Suárez hizo ante la comisión lira ilustrativa relación de altos cargos que estarán presentes en la próxima legislatura. Altos cargos que, como es deducible, no van a oponerse a un proyecto gubernamental en detrimento de la lealtad, colaboración y aquiescencia que le deben al Gabinete.

Precisamente días antes de que la comisión cíe reforma del Reglamento de las Cortes debatiera este tema, el Consejo de ministros francés ultimaba un proyecto de ley de incompatibilidades parlamentarias. La Asamblea Nacional francesa lo recibirá dentro de pocas semanas. Ya están reguladas las incompatibilidades que garantizan la independencia de criterio del parlamentario francés, pero el Gobierno galo quiere aún hilar más fino esta garantía.

 

< Volver