Eurocomunistas contra pro soviéticos. 
 Grave tensiones en el PSUC en su V Congreso     
 
 Diario 16.    02/01/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 14. 

Eurocomunistas, contra pro soviéticos

Graves tensiones en el PSUC en su V Congreso

Al inicio hoy del V Congreso del PSUC son palpables las tensiones creadas entre los dos grupos: pro

soviéticos y eurocomunistas, que se van a disputar el control del partido. Su secretario general, Antoni

Gutiérrez, ya ha anunciado de forma velada su dimisión si triunfan los pro soviéticos.

Barcelona — Hoy comienza en Barcelona el V Congreso del Partido Socialista Unificado de Cataluña

(PSUC) bajo la sombra del duro enfrentamiento entre las dos tendencias que existen en su seno: los

eurocomunistas y los pro soviéticos o «afganos», por apoyar la invasión de este país por la U.R.S.S.

El enfrentamiento ha llegado al extremo de que el secretario general del PSUC, Antoni Gutiérrez, ha

amenazado de forma velada en unas declaraciones con su dimisión si triunfan las tesis pro soviéticas.

Eurocomunista

También el presidente del partido comunista catalán, Gregorio López Raimundo, se ha alineado

claramente en favor de las posiciones «euro», y ha reconocido que el congreso se presenta conflictivo.

En el fondo de las tensiones entre las dos partes relucen las clásicas diferencias entre dos formas muy

distintas de entender cuál ha de ser el papel de un partido comunista en la sociedad actual.

Los eurocomunistas hablan de un funciona miento democrático ante todo que les permita conectar con los

socialistas y otras capas de las clases medias, como profesionales liberales e intelectuales, aunque esto les

suponga perder parte de la rigidez de sus teorías marxistas y la implantación de una política de clase.

Reprochan a los «afganos» la dependencia que tienen de la Unión Soviética y el aislamiento que

provocarían en el partido si triunfan sus tesis, por alejarse de las capas sociales antes citadas.

Pro soviéticos

Los pro soviéticos, por su parte, hablan de la «exigencia de iniciar una recomposición del

movimiento comunista interna cional sobre la base de la lucha común frente al imperialismo».

Son partidarios de tomar posturas más duras fronte al Gobierno y la Administración para que la crisis

actual no recaiga sobre la clase trabajadora. Rechazan la supuesta obediencia hacia la U.R.S.S. y otros

países socialistas.

Uno de los principales representantes de esta tendencia es Juan Ignacio Valdivieso, miembro del comité

central del PSUC y del comité comarcal del Valles occidental.

En su contra se alzan, en primer lugar, el presidente y el secretario general del PSUC, que están más

identificados con las posiciones mantenidas por Santiago Carrillo, secretario general del PCE.

Antoni Gutiérrez ha afirmado que «el eurocomunismo nace de una voluntad de transformación

revolucionaria que arranca de un análisis de la realidad nacional y, por tanto, la política internacional que

en este caso tiene el PSUC es coherente con su condición de partido nacional catalán».

Con respecto al congreso que hoy se inicia ha declarado que «obviamente estoy abierto a sumir las

mejoras que se puedan dar en el seno del congreso, pero lo que no asumiría de ninguna manera sería que

por la vía de la ambigüedad se desnaturalizase el contenido político de las propuestas del comité central».

El debate de ambas posturas puede producir una clarificación política dentro del PSUC, que al igual que

otros partidos sufre una clara crisis de identificación en cuanto a su línea política en la pos democracia.

Sus dirigentes han admitido que su militancia ha descendido de 40.000 afiliados a 22.000 desde

su legalización, aunque a la hora de las votaciones apenas no se denotan pérdidas sensibles.

 

< Volver