Quieren echarle del comité central del PCE. 
 Cura Paco: Hace falta más savia nueva y menos gerontología     
 
 Diario 16.    02/04/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 22. 

Quieren echarle del comité central del PCE

«Cura Paco»: Hace falta más savia nueva y menos gerontología

Francisco García Salve, el «cura Paco», que está a punto de ser expulsado del comité central del Partido

Comunista por meterse con la falta de democracia interna del PCE, es defensor de savia nueva en el

partido y menos viejecitos. Culpa a Carrillo del hundimiento comunista y reconoce que es un elemento

discordante.

Manuel QUINTERO

Madrid «El valle de los caídos» así dice Francisco García Salve que llaman en el PCE a la comisión de

garantías y control— ha emitido un criterio que servirá al comité central del Partido Comunista para

excluir de este máximo órgano entre congresos al «cura Paco».

Por toda argumentación, con la frialdad de los secretos de Estado, en el PCE dicen que las culpas de

García Salve son «seguir líneas distintas a las que marca el partido» en unos mítines recientes dado por el

«cura Paco» en Móstoles y Leganés.

Para García Salve la verdad es otra:

—Lo cierto es que yo me limité a encender tres luces rojas de alarma, y en cualquier caso expuse

pensamientos de otros que los habian dicho antes sin que pasara nada. Por ejemplo, dije que Antoni

Gutiérrez había dicho que en el PCE no hay democracia interna. Es lo más grave que se puede decir

contra el partido. Y aunque eso lo he visto desde que entré, yo luchaba porque la hubiese y seguiré

luchando.

Tres luces rojas

Todo empezó, dice el «cura Paco», cuando hablé del paro. Mi esquema era que ni el capitalismo, ni la

Banca, ni UCD iban a resolver nada. Dije también que sólo se conseguirían cosas con la presión de la

izquierda. Pero que en el Partido Comunista, según ha" dicho Antoni Gutiérrez, no hay democracia

interna. Y si es verdad que no la hay dijepues tiene que dimitir todo el ejecutivo y sj es falso, que echen a

Gutiérrez.

Mencioné, también —añade García Salve—, que no es permisible que Pilar Braba estuviera catapultada

desde niña para ser secretaria del partido o yo que sé, y que diga que «he madurado ahora».

Y también dije, que si no está Santiago Carrillo, no se puede decidir nada. Incluso creo que comenté que

ni papel higiénico se puede coger, si no lo decide Santiago. Y claro, expliqué que eso me parecía un

presidencialismo exagerado o una dictadura manifiesta. Así que, ya te digo: eso es todo.

El «cura Paco» se enteró de la decisión que se iba a adoptar porque «me llamó un camarada y me dijo si

había visto la televisión: que me iban a echar. Y yo, tranquilo. Aunque eso no quita para que sospechara

yo que medio me andaban persiguiéndome. Por que el asunto viene de lejos».

Elemento discordante

—¿Es que el cura Paco es un elemento discordante en el PCE?

—Pues claro que lo soy. Yo pongo los puntos sobre las íes. Me parecía intolerable que hubiera gente con

ocho, diez o doce cargos, y lo decía. Fui el primero que lo dije. Y había quien se escocía. Un día le

comenté a Santiago que una reunión del comité central no tenía mucho valor, porque la gente se iba al bar

o incluso al cine. Y yo pensaba que estas reuniones tienen que ser muy serias. Antes de que saltara

Tamames, ya lo hice yo.

—Pero es que usted se ha metido con mucha gente por lo que dice.

—Dije lo de los viejos. Que son unos tíos muy adorables y tal, pero que así no íbamos a ningún sitio. Que

se les diera la jubilación, lo que fuera. Pero que no podían dirigir un partido. Está claro que el PCE

necesita más decisión, savia nueva y menos gerontología.

—Cuando habla de gerontología, incluye también a Santiago Carrillo?

—La verdad es que yo no tengo nada personal contra él. Pero sí. Para mí, Santiago ya no es válido. El

partido se está hundiendo. Cada vez hay menos militancia. Hay que acabar con la gerontocracia.

—¿Va a recurrir contra la «sentencia»?

—Creo que es un rollo eso de recurrir. Además, ya sé lo que va a pasar y lo que se va a votar. Dado cómo

está hoy el partido, en el que el comité central no es representativo para mí, porque está elegido a dedo

por Carrillo —a mí también me metió él y, a Simón (Sánchez Montero) Saldrá un 90 por 100 que dirá que

muy bien, lo que diga Santiago y la dirección, habrá alguno que se abstenga y, uno o dos dirán que no, y

ya está.

Pero ese comité central fue elegido por el congreso del partido ¿no?

Sí. En un congreso donde hay una comisión elegida por Santiago, dirigida por Santiago, o teledirigida por

Santiago. Todos sabemos lo que es esto. Es posible que no haya otro método, no sé. Además, lo ha dicho

Antoni Gutiérrez. Pues si no hay democracia en el PCE eso quiere decir que los delega dos van al

congreso preseleccionados, ¿no?

El «cura Paco» asegura que es el mismo de siempre y que piensa seguir en el Partido Comunista «hasta

que me echen», porque pienso defender la democracia para que no se hagan más chanchullos.

Este periódico quiso contrastar lo que cuenta García Salve de lo que ocurrió en los mítines de Móstoles y

Leganés, puesto que de las agrupaciones comunistas de estas dos localidades nació la denuncia contra el

«cura Paco».

Pese a este propósito, el responsable de organización del comité provincial del PCE de Madrid, Pedro

de Diego, no consideró oportuno facilitar nombres de personas, o algún teléfono, «porque esas no

son nuestras normas de funcionamiento».

 

< Volver