Autor: Núñez, Antonio. 
 Ante las sanciones impuestas a varios militantes comunistas. 
 Advertencias de abndonos masivos en el PCE de León y Málaga     
 
 El País.    22/02/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Ante las sanciones impuestas a varios militantes comunistas

Advertencias de abandonos masivos en el PCE de León y Málaga

ANTONIO NÚÑEZ. León

Más de doscientos militantes del PCE de León han firmado un escrito solidarizándose con los dieciocho

cargos municipales expulsados temporalmente del partido hace una semana —entre ellos los alcaldes y

concejales de los principales ayuntamientos comunistas— tras la publicación por éstos de un manifiesto

en el que criticaban «la política adoptada por el PCE durante la transición y años siguientes».

La mayoría de los firmantes corresponden a las agrupaciones comunistas de León, Ponferrada y la cuenca

minera de Fabero. La campaña de recogida de firmas ha sido apoyada hasta ahora por un tercio de los

militantes de la provincia, que piden que el citado documento sea debatido en todas las asambleas locales

de cara al próximo congreso del partido.

El alcalde del Ayuntamiento de Fabero y el portavoz del PCE en León, junto con otros concejales y

antiguos candidatos al Congreso y Senado, han anunciado en una conferencia de Prensa que abandonarán

definitivamente el partido si en el plazo de quince días la comisión de control y garantías no revisa las

sanciones que les han sido impuestas. Para las cinco de la tarde de ayer estaba prevista una reunión de

representantes de los comités locales con Luis Lucio Lobato, miembro de la ejecutiva nacional, en la que

se iba a debatir el tema de las sanciones y las posibilidades de «diálogo» con los grupos críticos.

El hecho de que el documento que dio origen a la crisis interna del PCE de León haya sido suscrito

inicialmente por más de la tercera parle de los militantes, supone, según todas las partes, una ruptura en

dos bloques ya irreconciliables y abre una pugna por detentar las siglas oficiales del partido, con el

posterior «abandono» del grupo perdedor.

Por otra parte, en Málaga, según informa nuestro corresponsal, Joaquín Marín, cincuenta militantes del

PCA-PCE entre ellos el secretario provincial de CCOO), Francisco Trujillo, y otros destacados miembros

del referido sindicato, han anuncia do su intención de dejar el partido. Los cincuenta militantes denuncian

«la creciente degradación de la vida interna del partido (...), la pasividad ante el continuo deterioro de las

condiciones de vida y trabajo de las capas populares y la actitud de la organización provincial tomando

medidas contrarias a la más mínima democracia interna». Para este grupo de contestatarios de la línea

oficial del PCA-PCE en Málaga, la «pacificación interna» de que habla Santiago Carrillo en un reciente

número de Mundo Obrero semanal se refleja en Málaga en «la eliminación de los que matizan la política

del partido, de los que están en contra de una determinada práctica y esta eliminación se corrobora con las

sanciones que se llevan a cabo en Malaga, las expulsiones de los concejales Leopoldo del Prado y Gloria

Fernández, las separaciones de otros, etcétera, pero también lo corrobora las sanciones y expulsiones en

León y otros puntos del país».

Los cincuenta militantes malagueños que anuncian su decisión de dejar el partido si no se resuelve en

breve el actual estado de cosas afirman también que se huye en el seno del partido en Málaga de la

discusión política para buscar el monolitismo en torno a una práctica diaria de degradación de los

objetivos del partido.

 

< Volver