Autor: Sáenz-Díez, Margarita. 
   La expulsión de doce prosoviéticos ahonda la crisis en el PSUC     
 
 ABC.    11/12/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

La expulsión de doce «prosoviéticos» ahonda la crisis en el PSUC

BARCELONA (Margarita Sáenz-Díez). La expulsión de doce dirigentes del sector

«prosoviético», acordada por el Comité del PSUC en la madrugada del jueves, abre una nueva

etapa en esta crisis, que podría ir seguida del abandono de un número importante de militantes.

La Dirección de los comunistas catalanes aportó pruebas fehacientes de que los expulsados se

habían constituido a modo de dirección paralela en un denominado «organismo coordinador.»

Las pruebas aportadas constituían unos esquemas de distribución de tareas, con asignación de

responsabilidades concretas para cada uno de los que ya han dejado de militar en el PSUC,

escritos uno a mano y otro a máquina. ABC ha podido saber que tal documentación ha llegado

a manos de la Ejecutiva gracias a la tarea desarrollada por un hombre de su confianza, que se

alineaba formalmente en las filas prosoviéticas. Aunque el denominado «trabajo fraccional» no

puede asignarse en exclusiva a los expulsados —otros sectores han realizado también

acciones que pueden ser catalogadas así — el grado de organización estaba, en este caso,

bastante perfeccionado, y por ello se ha dado pie a la expulsión.

Con todo, esta medida, reiteradamente aconsejada por Santiago Carrillo, según tiene

constancia esta corresponsal a través de fuentes muy próximas al Comité Ejecutivo del Partido

Comunista de España, ha sido criticada por miembros del Comité Central del PSUC, que no se

encuadran en las filas de los afectados.

La cadena de devoluciones de carné está próxima a empezar. Las renuncias vendrán

fundamentalmente del Baix Llobregat y Valles Occidental, localidades del cinturón industrial

barcelonés con fuerte implantación «prosoviótica». Con todo, no debe descartarse que se

produjeran otros abandonos. Respecto a la participación de la Embajada de Moscú en Madrid,

aún a riesgo de caer en un relato propio de ciencia-ficción, debe reseñarse que personas con

responsabilidad en el PSUC señalaron a ABC que la Embajada, aunque apoya oficialmente al

PSUC, ha alentado a este sector, deslumbrándolos con el diseño de un futuro excesivamente

prometedor para el nuevo partido que se proponen formar; un partido que defenderá las tesis

del Congreso en el que marginó el eurocomunismo, manteniendo una alineación en política

internacional de defensa clara de las tesis de la URSS.

 

< Volver