Autor: Idoyaga, Juan Manuel (Periodista; Diario 16 (Bilbao)). 
 Según los dirigentes comunistas vascos fieles a Lerchundi. 
 No toleramos que le PCE liquide al PC de Euskadi     
 
 Diario 16.    27/10/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 18. 

Según los dirigentes comunistas vascos fieles a Lerchundi

«No toleramos que el PCE liquide al PC de Euskadi»

«No vamos a tolerar que el PCE liquide el EPK», replicó ayer la dirección de este último frente a la

decisión del Partido Comunista de disolver el actual comité central de los comunistas vascos y formar

otro provisional afín a la línea de Carrillo. Los dirigentes comunistas vascos que siguen a Lerchundi en su

línea de fusión con EIA sin aceptar las condiciones del PCE están dispuestos a repartir con los

«carrillistas» las siglas y el patrimonio común como en «un divorcio por mutuo acuerdo».

Bilbao: Juan Manuel IDOYAGA, corresponsal

Tras la decisión del secretariado del Partido Comunista de España de disolver el comité central del

PCEEPK y constituir un comité central provisional con los 19 miembros de este organismo comunista

vasco que se oponen al proceso actual de convergencia con EIA, la dirección del EPK despuesta, según la

iniciativa de Madrid, ha respondido resolutivamente: «El comité central sigue en su sitio, no vamos a

tolerar que el Partido Comunista de España liquide al EPK.»

El proceso de ruptura ha quedado ya definido y mientras los 19 miembros del comité central provisional,

nombrado por Madrid para elegir la nueva dirección y para preparar un congreso extraordinario, se reunió

ayer en Sestao, la dirección del comité central del EPK ha rechazado de plano las medidas adoptadas por

el secretariado del Partido Comunista de España y prosigue su convergencia con EIA.

Sin facultades

«Para nosotros son medidas ilegales, tanto desde el punto de vista interno, el de nuestros respectivos

estatutos, como desde el plano jurídico y legal.»

«El PCE no tiene ninguna facultad para disolver nuestro comité central y el secretariado, cuyas funciones

se regulan por el artículo 51 de los estatutos del PCE, es, asimismo, incompetente», según el sector de

Lerchundi.

Sin embargo, los sectores carrillistas recuerdan que «el artículo 38 de los estatutos del PCE, que son

también del EPK, establecen claramente que, en caso de conflicto, será el comité central del Partido

Comunista de España quien decide».

Liquidación

La discusión legal parece que será el futuro proceso de este contencioso entre los comunistas vascos. Pero

los actuales miembros de la dirección se muestran entre tanto inflexibles.

«No vamos a tolerar que el PCE liquide el EPK. Pasar por encima de los congresos y de los órganos

legítimamente constituidos significa de hecho un intento de líquidar al EPK, de convertirlo en una

organización sin personalidad propia, desarrollando así el concepto de partido centralizado y uniformista

que ha surgido del décimo congreso.»

Pero el sector favorable a la actual convergencia con EIA insiste en que la escisión es responsabilidad de

Carrillo.

«Las acusaciones que se nos lanzan son una burda maniobra. Hace tiempo la dirección del PCE y en

particular Santiago Carrillo vienen alentando la escisión en el Partido Comunista de Euskadi y la

rectificación de la política aprobada en el cuarto congreso.»

«Incapaces de conseguirlo democráticamente han recurrido en este momento a métodos autoritarios

manifiestamente ilegales. La escisión y la ruptura son exclusivamente responsabilidad suya.»

Por todo ello, tanto el comité central del EPK como su comité ejecutivo hacen caso omiso de esta

declaración y manifiestan su firme voluntad de continuar cumpliendo su papel, trabajando al frente de la

más amplia mayoría de nuestros militantes que reiteradamente nos han manifestado su respaldo.

Divorcio

Evidentemente, tras las posturas clarificadas de los dos sectores del PCE de Euskadi, queda latente la

lucha por las siglas y el patrimonio.

Con respecto al primer tema, todo se reduce a acusaciones mutuas sobre quién ostenta la mayoría de la

militancia.

Para el sector de Lerchundi, «somos una entidad jurídica propia. Ha sido el PCE el que ha roto, en

consecuencia, su sector puede llamarse cualquier cosa menos PCEEPK».

Pero las posturas son todavía más encontradas en cuanto al reparto del patrimonio. Los lerchundistas han

ofrecido a sus oponentes la posibilidad de una negociación sobre el tema.

«El patrimonio es de toda la militancia y les ofrecemos la posibilidad de repartirlo como en un divorcio

de mutuo acuerdo.»

Para los carrillistas «el patrimonio es innegociable, si se va, que se vaya».

 

< Volver