Autor: A. M.. 
   El PCE de Madrid presentó ayer su anteproyecto de estatutos para la comunidad autónoma madrileña     
 
 El País.    31/10/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

El PCE de Madrid presentó ayer su anteproyecto de estatutos para la comunidad autónoma madrileña

A. M.

El comité provincial de Madrid del PCE presentó ayer, en conferencia de Prensa, su proyecto de bases

pura el futuro estatuto de la comunidad autónoma madrileña. El PCE, reiteró la conveniencia de que el

proyecto del estatuto sea elaborado por una comisión tripartita con UCD y PSOE y criticó el acuerdo de

principio entre estos partidos para llevar ellos solos la negociación. Adolfo Piñero, secretario provincial

comunista, calificó de marginación la postura adoptada por los socialistas hacia su partido.

Las bases del estatuto comunista piden las máximas competencias para el futuro gobierno autonómico y

establecen que, en tanto éste no exista, el control de las transferencias a la comunidad preautonómica

debe realizarse a través de comisiones mixtas, en cada área de servicios, formadas por miembros del

Gobierno central y la Diputación Provincial. Los organismos intermedios, como Coplaco, el Canal de

Isabel II o el Consejo de Municipios, desaparecerían, asumidas sus funciones por el gobierno autonómico.

En cuanto a la estructura política de la comunidad, las bases del PCE señalan la necesidad de un órgano

legislativo, el Gobierno y el Tribunal Superior de Justicia. El gobierno de la comunidad ha de ser un

órgano ejecutivo, controlable por el legislativo, que carecerá de facultades para disolver este último.

Sistema electoral

El PCE propone el criterio de una única circunscripción electoral. Es decir, una sola lista por partido para

toda la provincia. Este punto será con toda seguridad motivo de polémica con otros partidos, sobre todo

con UCD, quien se muestra partidario de crear circunscripciones comarcales.

En cuanto al volumen de competencias a asumir por la futura comunidad, las bases del estatuto comunista

indican que deben ser muy amplias, porque así lo requiere la solución de los complejos problemas que

presenta la provincia madrileña. Se trata, por tanto, de apurar al máximo el límite señalado en el articulo

148 de la Constitución, que regula las transferencias estatales a las comunidades que accedan a tal

condición por el artículo 143 de la misma. Entre estas competencias, el PCE de Madrid señala el

reforzamiento al máximo de las que corresponden a los ayuntamientos, la ordenación del territorio y el

urbanismo, la gestión de la protección del medio ambiente, los transportes (área en la que se hace especial

hincapié y que incluye la red de cercanías de Renfe), la gestión de la enseñanza, desde preescolar hasta la

universidad; el fomento del turismo, la asistencia social y la beneficencia y el fomento del desarrollo

económico. El estatuto contendrá explícitamente la posibilidad de firmar convenios con las comunidades

vecinas, Castilla-La Mancha y Castilla-León.

En cuanto al capítulo de economía y hacienda, el anteproyecto de los comunistas considera que ya está

suficientemente clarificado en lo dispuesto en la ley orgánica de Financiación de las Comunidades

Autónomas (LOFCA). Rechaza, sin embargo, la posibilidad de que Madrid pueda recibir un subsidio en

concepto de capitalidad, por considerarlo un privilegio.

 

< Volver