El comité de Córdoba, contra las medidas disciplinarias de la dirección del PCE. 
 Sanciones y abandonos en varias organizaciones municipales     
 
 El País.    17/11/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

El comité de Córdoba, contra las medidas disciplinarias de la dirección del PCE

Sanciones y abandonos en varías organizaciones comunistas provinciales

Durante el pasado fin de semana se han producido nuevas sanciones en diversas organizaciones del

Partido Comunista de España (PCE), entre ellas la expulsión de quince de los principales militantes de

Móstoles (Madrid), tras la disolución de la organización local. También ha habido sanciones en Mallorca

y Albacete, y abandonos en Granada y Alicante, mientras el comité provincial de Córdoba aprobó una

resolución en contra de esta política.

La resolución de los dirigentes comunistas cordobeses pide, concretamente, que el Comité Central del

partido reconsidere su actitud y suspenda las destituciones de seis de sus miembros, que apoyaron la

convocatoria en Madrid de un acto en el que Roberto Lertxundi y Mario Onaindía explicaron el proceso

de fusión entre una parte de los comunistas vascos, ya fuera de la disciplina del PCE, y EIA.

También pide el comité de Córdoba que se detengan las sanciones a los concejales de Madrid, encausados

por el mismo motivo, todo ello con objeto de lograr la normalización de las relaciones internas. Si esto no

se consigue, pedirían la celebración de un congreso extraordinario. Al mismo tiempo, se manifiesta el

acuerdo con la actual dirección del PCE y el desacuerdo con la actitud de los sancionados.

Por su parte, el Comité Central del Partido Comunista de Galicia ha manifestado su acatamiento de las

medidas de la dirección nacional, aunque muestra su «insatisfacción y preocupación», y afirma que, en lo

sucesivo, «deberá derrocharse esfuerzo para evitar una dinámica de sanciones, articulando las medidas

políticas a través del debate».

Entre tanto, han seguido adelante las sanciones en distintas organizaciones comunistas, como la de

Móstoles, donde el pasado sábado fueron expulsados quince militantes y sancionados otros cuatro. Los

militantes de esta organización, que fue disuelta el pasado 27 de octubre, al tiempo que se clausuraba su

local, fueron reunidos el mismo sábado pasado en la sede provincial del partido. A la reunión no pudieron

asistir los sancionados, que pensaban explicar su posición.

Fuentes de los sancionados han manifestado que piensan recurrir contra las medidas y buscar un local en

Móstoles para explicar su versión a la militancia. Añadieron que no van contra el partido, sino que

únicamente pretenden defenderse, pedir que se reconsideren las medidas y que se clarifique lo sucedido,

ya que entienden que tanto en la disolución de la agrupación local como en las sanciones individuales se

han conculcado los estatutos.

En Palma de Mallorca, el PCE de Baleares han expulsado del comité de las islas a cinco de sus miembros,

entre ellos varios cargos públicos. A estos, junto a otros veintitrés militantes que firmaron un documento

de apoyo a los comunistas vascos partidarios de la fusión con EIA, se les exige una retracción y se les

destituirá y expulsará del partido si no la hacen.

Por el contrario, en el comité provincial de Albacete no prosperó ayer la propuesta de separar de este

órgano a cuatro de sus miembros, todos ellos concejales del Ayuntamiento de la capital, que se

solidarizaron con el acto citado de Madrid. Según han informado a Europa Press fuentes comunistas,

también se han solidarizado con el acto los cinco concejales comunistas de La Roda, importante localidad

de la provincia.

En Granada abandonarán el partido tres miembros del comité provincial y otros tres del de la capital, en

disconformidad con la política de la dirección del partido. Según informa Efe, expondrán esta decisión en

una asamblea de la agrupación centro de la ciudad, prevista para mañana, miércoles. También el comité

de Alicante ha aceptado las dimisiones de cuatro dirigentes.

Por su parte, los dieciocho ex miembros del comité provincial de Valladolid han acordado abandonar la

militancia activa, pero sin dejar la afiliación, informa nuestro corresponsal, Luis Miguel de Dios.

También han aceptado la disolución del comité al que pertenecían, para evitar la lucha interna, pero no

están dispuestos a dimitir de sus cargos municipales ni hacer ningún tipo de rectificación, según

manifestaron en una asamblea, convocada por ellos y desautorizada por la dirección provincial

provisional, a la que asistieron unas trescientas personas.

 

< Volver