Inicia su I Congreso sin oposición renovadora. 
 Madrid: La rama juvenil del PCE respaldará las medidas del aparato     
 
 ABC.    20/11/1981.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

VIERNES 201181

Inicia su I Congreso sin oposición renovadora

Madrid: La rama juvenil del PCE respaldará las medidas del «aparato»

MADRID. La Juventud Comunista de Madrid, rama juvenil del PCE, inicia hoy su I Congreso

con una voluntad de nítido respaldo a las actuaciones del aparato del partido. La crisis abierta

en el ámbito comunista, cuyos flecos están alcanzando a gran parte de las organizaciones,

provinciales y regionales, será uno de los temas que con mayor interés deberán afrontar los

alevines comunistas en esta Asamblea.

Sin embargo, todo indica que las discusiones se van a resolver en un apoyo claro a la línea

oficialista del partido, de modo que las drásticas medidas del aparato ni siquiera van a ser

cuestionadas. Eso, al menos, es lo que espera la Dirección juvenil de Madrid, notoriamente

identificada con la política del Comité provincial del PCE, fiel intérprete, a su vez, del Ejecutivo

carrillista.

El Comité de la Juventud Comunista está encabezado por José García Ogalla, uno de los

hombres propuestos por el partido para sustituir a los concejales expulsados, lo que da idea de

la específica orientación del aparato juvenil de Madrid.

Según dio a entender a ABC el propio García Ogalla, las críticas desencadenadas contra la

Dirección del PCE, que están adquiriendo niveles de extrema dureza en múltiples ámbitos del

partido, apenas se harán notar en este cónclave de los jóvenes comunistas. Pese a lo que

cabría esperar, dado el clima de efervescencia crítica que reina en el PCE, el Congreso de la

Juventud Comunista parece que va a ser una auténtica balsa de aceite. En el Comité Provincial

ha existido una «coincidencia generalizada» a la hora de aprobar el informe que García Ogalla

presentará hoy al plenario. En él la rama juvenil de los comunistas ratifica su identificación con

las directrices emanadas del X Congreso del PCE, y especialmente con «la política

eurocomunista del partido». «En esta línea —dijo García Ogalla— queremos un partido en el

que sea posible todo tipo de debates internos.»

FRENTE POR LA PAZ. Sin embargo, ello no significa un acuerdo con las tesis renovadoras,

sino todo lo contrario. «Creemos que se ha de cumplir las directrices del X Congreso y, por eso,

no cuestionamos las últimas medidas de la Dirección del partido ni las relativas al EPK, ni la

destitución de los miembros del Comité Central ni la expulsión de los concejales madrileños.»

En opinión de García Ogalla, la correlación de fuerzas existente en el PCE no se puede

extrapolar a la organización juvenil, donde no existen ni corrientes ni sectores diferenciados.

«Un signo evidente es que no se ha presentado ninguna enmienda a los Estatutos que hable

de tendencias, como ocurriera en el Congreso del PCE.» Todo indica, pues, que los 200

delegados que asistirán al Congreso en representación de los 1.500 militantes no van a

plantear grandes problemas a la Dirección actual que saldrá renovada de la Asamblea en un 50

por 100.

De acuerdo con estas expectativas, el tiempo y el interés de los debates parece que discurrirán

por cauces no partidarios. La política a desarrollar por las organizaciones juveniles será uno de

los puntos claves, y tendrá dos vertientes. Por un lado, el Congreso defenderá una nueva

concertación de los grupos políticos juveniles en una línea de defensa de la Constitución. Y, por

otro, se planteará la iniciativa de crear un Frente Juvenil por la Paz, que dejando al margen la

discusión sobre la OTAN, «luche por el desarme y la distensión entre los bloques, objetivos

éstos que interesan tanto a la derecha como a la izquierda». La idea de esta Organización es la

de hacer de Madrid la «capital de la Paz». En este sentido se estudiará también la iniciativa de

organizar en Madrid un «gran encuentro entre los jóvenes europeos».

 

< Volver