Autor: Prieto, Joaquín. 
 Onaindía y Lertxundi reafirmaron que su nuevo partido aplicará en su interior los derechos que se piden para la sociedad. 
 3000 personas aplaudieron en Madrid la fusión del PC vasco y EIA     
 
 El País.    06/11/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Onaindía y Lertxundi reafirmaron que su nuevo partido aplicará en su interior los derechos que se piden

para la sociedad

3.000 personas aplaudieron en Madrid la fusión del PC vasco y EIA

JOAQUÍN PRIETO

Cerca de 3,000 personas asistieron anoche en Madrid a un mitin de apoyo a la unificación del PC vasco

con Euskadiko Ezkerra, convocado por dirigentes del sector renovador del PCE, que habían sido

amenazados con expedientes disciplinarios y destitución de sus cargos por «trabajo fraccional» y

«desacato a la dirección». Tanto Onaindía como Lertxundi resaltaron que el nuevo partido de izquierda

vasca «aplicará en su interior los derechos y libertades que se piden para la sociedad », y el segundo de

ellos destacó la contribución del PC vasco y de Euskadiko Ezkerra a la contención del terrorismo, «de lo

cual es una prueba la tregua de ETA Politicomilitar».

En un local del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, que resultó totalmente insuficiente para

contener a los asistentes al acto, Onaindía y Lertxundi afirmaron que la unificación de los comunistas

vascos y de EIA —componente principal de Euskadiko Ezkerra— es un hecho importante para la

izquierda no sólo del País Vasco, sino de España. Onaindía dio las gracias por el hecho de que se le haya

permitido hablar en Madrid: «Hemos podido explicar nuestra política hasta a los eritreos, pero aún no

habíamos tenido posibilidad de hacerlo en Madrid», y Lertxundi destacó que se trata de llevar

consecuentemente el eurocomunismo a la práctica política, evitando que se convierta en una mera

«burocratización esclerótica».

Mientras los oradores luchaban contra los problemas de megafonía y la presión de quienes pugnaban por

entrar en la sala, atropellándose y cayendo encima de los que ya habían conseguido un sitio en ella,

destacados dirigentes del sector renovador del PCE ponían de manifiesto la gravedad del momento en que

vive este partido, habida cuenta del enfrentamiento que se ha producido entre la dirección central y la

mencionada corriente. Manuel Azcárate, Pilar Brabo y Carlos Alonso Zaldivar, entre otros dirigentes,

fueron intensamente aplaudidos por los asistentes al mitin, junto con los oradores Onaindía y Lertxundi.

Juan María Bandrés recibió igualmente grandes aplausos, aunque no hizo uso de la palabra.

Carlos Alonso Zaldívar, miembro del Comité Central del PCE y ex responsable de la política municipal

de este partido hasta su X Congreso, moderó el acto y afirmó que «rechazamos las expulsiones, los

expedientes y la utilización de la fuerza en la solución de los problemas políticos, que es lo que ha

ocurrido en Bilbao»; y agregó: «Esto nada tiene que ver con el talante comunista, que es el de ser

permanentemente persuasivo». Dijo después que se reunían como «ciudadanos que ejercen un derecho

constitucional», y dejó la puerta abierta a la posibilidad final de que no se consume lo que parece una

ruptura inevitable en el seno del PCE, para lo cual mencionó la necesidad de una «actitud más

constructiva y abierta al entendimiento».

Al presentar a los oradores, Zaldívar no dejó de subrayar que las palabras pronunciadas por Onaindía ante

el consejo de guerra que le condenó a muerte, en diciembre de 1970, fueron Gora Espanikako langilleak

(Vivan los trabajadores españoles). Otro grito escuchado durante el acto — Gora Euskadi askatuta gorria

(Viva Euskadi roja)— fue pronunciado por uno de los asistentes, que posteriormente hizo una pregunta

sobre la actitud del nuevo partido ante Herri Batasuna, en el coloquio que siguió a la exposición de los

oradores, y que continuaba al cierre de esta edición.

 

< Volver