Autor: Fernández, Julio. 
 La actividad municipal, de momento, no se ha visto afectada por la crisis. 
 Los concejales comunistas de Madrid recurrirán a la justicia si son expulsados del partido     
 
 El País.    07/11/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

EL PAÍS, sábado 7 de noviembre de 1981

La actividad municipal, de momento, no se ha visto afectada por la crisis

Los concejales comunistas de Madrid recurrirán a la justicia ordinaria si son expulsados del partido

JULIO FERNANDA

Los concejales comunistas del Ayuntamiento de Madrid conminados por su partido a dimitir de sus

cargos recurrirán a la justicia ordinaria si el PCE decide su expulsión, ante la negativa a dimitir. De otra

parte, el rumor sobre la posibilidad de que la dirección del PCE hubiera comunicado ayer mismo a la

Junta Electoral de Madrid la expulsión del partido de los referidos concejales, no pudo ser confirmado por

este periódico. El presidente de la Junta y Juez Decano de Madrid, Federico Mariscal de Gante, rehusó

facilitar anoche información al respecto. Por lo que se refiere a la repercusión municipal de la crisis del

PCE, de momento el tema no ha trascendido el terreno de la preocupación y la previa toma de postura por

parte de los restantes grupos políticos en la Corporación.

A la espera de la resolución que adopte la crisis del PCE, tanto centristas como socialistas no ocultan su

preocupación por la cualificación profesional —y "talla humana", se señala entre los concejales de ambos

grupos— que el partido comunista aporte a la Corporación a la hora de sustituir a los ediles depurados.

En este sentido, este periódico pudo saber ayer que la dirección provincial del PCE ha iniciado ya los

oportunos contactos con los integrantes de su lista electoral, entre los que habrá de designarse a los

sucesores de los actuales concejales, cuya expulsión se prevé. Estos contactos, según la fuente informante

de EL PAÍS, se orientan en el sentido de conseguir la dimisión de aquellos cuya identificación con la

tendencia eurorrenovadora es manifiesta.

Esta circunstancia se acentúa de manera especial en los casos de Julio Segura y Dinosio Martín Aguado,

que figuran entre los primeros nombres que siguen al último de los electos en la lista del PCE, los cuales

habrían manifestado su oposición a dimitir. Julio Segura, en concreto, se negó a acceder al Ayuntamiento

en sustitución de Alfredo Tejero, que recientemente abandonó el partido, pero en esta ocasión, dada las

circunstancias que rodean su posible entrada en la Corporación, parece decidido a ser concejal.

Por lo que se refiere a la "talla humana" de los posibles sucesores de los actuales concejales comunistas

que pudieran ser expulsados del partido, medios centristas y socialistas coinciden en señalar su

preocupación de tener que convivir con "personas frías y ciegamente fieles a una disciplina ajena al

contexto municipal". En este sentido hay que señalar que los actuales concejales comunistas mantienen

con sus compañeros socialistas una estrecha relación de amistad que permite una convivencia fácil y

fluida.

No al ingreso en el PSOE

A propósito de estas buenas relaciones entre comunistas y socialistas, EL PAÍS recogió recientemente en

medios municipales ciertos rumores sobre la posibilidad de que este entendimiento entre ambos grupos

pudiera trascender en el caso concreto de Eduardo Mangada y José Luis Martín Palacín las meras

relaciones de amistad y concluir en la posible integración de ambos en el PSOE.

Estos extremos fueron ayer desmentidos por ambos concejales, si bien coincidieron en señalar que el

referido rumor "había sido utilizado por la dirección del PCE, que llegó a acusarnos de coquetear con el

PSOE". Mangada aseguró que "hoy por hoy, no he pensado en ingresar en el PSOE. Nunca lo he pensado

y menos en estos últimos años, y espero un resurgir del PCE que me permita seguir militando en él".

"La dirección del PCE —agregó Mangada— ha emprendido una vía en la que no quiere que quepamos

mucha gente que tenemos la profunda conciencia de la necesidad de un partido eurocomunista en España,

que permita conformar una política de izquierda que consolide la democracia. Y la esperanza política de

esta gente no es la que podría identificarse con el PSOE". Palacín, por su parte, afirmó que "en ningún

momento nadie de nosotros se ha planteado la posibilidad de ingresar en el PSOE".

De otra parte, la repercusión municipal de la crisis comunista, aparte la preocupación ya reseñada, se

procura que sea mínima, intentando los concejales amenazados de expulsión afrontar sus respectivas

responsabilidades de gestión. El grupo comunista se reunió ayer, como hace cada viernes antes de la

comisión permanente, con absoluta normalidad y para el próximo martes se mantiene la reunión que con

frecuencia quincenal celebran los 34 concejales de izquierda.

Al mismo tiempo, se incrementa la corriente de solidaridad con los depurados por parte de los colectivos

laborales dependientes de servicios municipales por ellos gestionados. Entre estos movimientos de apoyo

destaca el escrito que ayer hicieron público el director y el gerente de la Oficina Municipal del Plan, junto

con la totalidad de su plantilla, en el que exponen su "preocupación por la desaparición de su puesto de

responsabilidad de concejales encargados de áreas directamente vinculadas con el nuevo plan de

urbanismo". En la misma línea de sorpresa por la situación, Mangada recibió ayer la llamada de un

concejal comunista del ayuntamiento de Venecia interesándose por la crisis de PCE.

 

< Volver