Autor: Claret Serra, Andreu. 
 Dimite un dirigente de Reforma Democrática. 
 Cisma fraguista en Cataluña     
 
 Diario 16.    06/11/1976.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Cisma fraguista en Cataluña

Andreu Claret Serra

BARCELONA, 6 (Corresponsal D16).—Pedro Peñalva, profesor de Derecho Romano, director de la

editorial Dirosa y del Club Agora y una de las principales figuras de Reforma Democrática en Cataluña,

dimitió el jueves de todos sus cargos en la sección catalana del partido fraguista. "La Vanguardia", que

informaba ayer de la dimisión, opinaba que se produjo como consecuencia del desacuerdo de Peñalva con

la creación de la Alianza Popular por el ex ministro Fraga Iribarne.

La dimisión de Peñalva, que podría arrastrar según informan fuentes cercanas a RD de Barcelona a otros

fraguistas como Alejandro Pedros, catedrático de Hacienda Pública, y José Folchi, el secretario general de

RD en Cataluña, se ha producido tras el mantenimiento de reiterados contactos entre éste y miembros del

Club Catalonia, que agrupa a empresarios y financieros de la derecha catalana.

Confusión

Podría ser el preludio a una incorporación de Peñalva y sus seguidores a un pacto de derechas que

promueven en las últimas semanas José Antonio Linati, del Club Catalonia, y Santiago Udina Martorell,

dirigente de Unió Catalana, la sección local de Unión Democrática Española. El pacto en cuestión podría

incluso quedar ultimado durante este fin de semana y supondría la constitución de una "derecha

conservadora catalana", pero no ´´franquista" y desvinculada de Alianza Popular.

Sin embargo, Manuel Milian Mestres, consejero delegado de "Diario de Barcelona" y hombre de

confianza de José Santacreu, el financiero de las actividades de Fraga en Cataluña, ha contestado a D16

los motivos de la dimisión de Peñalva, que consideró situado "en el extremo derecha de Reforma

Democrática". Milian reconoce que la crisis del fraguismo en Cataluña es profunda, y opina que sólo

tiene una salida: "La convergencia con otras fuerzas políticas de centroderecha orientadas hacia las capas

medias catalanas."

El antiguo compañero de Peñalva precisó a D16 que este giro no debía hacerse en dirección de los grupos

de la derecha conservadora catalana como el Club Catalonia o como la Lliga Liberal, que calificó de

"lliga inmobiliaria" si no "hacia un espacio político situado entre el de la socialdemocracia de Pallach y el

de esta derecha". En cuanto a la opción de Milian, éste insinuó que podría orientarse hacia el pacto

electoral que suscribieron ayer mismo Unió Democrática de Catalunya, la democracia cristiana catalana,

incorporada al Equipo Demócrata Cristiano español, y el Centre Cátala, el partido que se define como el

de "los giscardianos catalanes".

 

< Volver