Santiago Carrillo, en el Club Siglo XXI. 
 España necesita un gobierno fuerte     
 
 ABC.    29/02/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

SANTIAGO CARRILLO, EN EL CLUB SIGLO XXI

"ESPAÑA NECESITA UN GOBIERNO FUERTE"

Santiago Carrillo declaró ayer que «aun a riesgo de sorprender», compartía la idea de que España necesita

un Gobierno fuerte, para afirmar seguidamente que «el Gobierno que tenemos hoy, el de ÜCD, es un

Gobierno débil». En conferencia en el Club Siglo XXI.

Carrillo precisó después que un Gobierno fuerte no es ni una dictadura militar ni un Gobierno represivo.

«El Gobierno fuerte que nosotros propugnamos es un Gobierno parlamentario, con una política

transparente, que gobierne no para una pequeña, aunque económicamente poderosa minoría, sino para la

gran mayoría; un Gobierno, en fin, decidido a utilizar el prestigio internacional de las instituciones

democráticas para realizar una política de paz.»

«En España —continuó el señor Carrillo—, frente al proceso democrático, hay un bloque social de poder

profundamente incrustado en las instituciones estatales y sociales que hemos heredado del pasado, y que

vuelve ahora la puntería contra un antiguo y no olvidado blanco de sus iras, el Partido Comunista, que

sería un dócil instrumento de una no se sabe qué estrategia soviética de desestabilización de la

democracia.»

Si las fuerzas democráticas no reaccionan, ese bloque social de poder, «después de haber succionado,

agotado y exprimido UCD, se presentará abiertamente en la escena pública y declarará clausurada la

representación de la Monarquía constitucional y democráticas.

Para Carrillo esta enfermedad tiene remedio, ya que ese bloque, aunque cuenta con el apoyo de un sector

capitalista retardatario, va no sólo contra la clase obrera y los sectores populares, sino tembién contra

otros sectores del propio capitalismo, más modernos, con una visión más abierta de sus intereses.

Refiriéndose al Gobierno que necesita España, afirmó: «No planteo que los comunistas debamos estar en

él. Pero no hay que darle vueltas: o los trabajadores participan también en el Gobierno con sus

representantes directos o el bloque social de poder a que me vengo refiriendo se comerá a UCD y se

comerá a la democracia.»

En las palabras finales, Carrillo afirmó: «Hay una deriva hoy hacia la derecha que a nosotros no nos ha

arrastrado ni nos arrastrará; nuestra política sigue tendiendo a que las fuerzas del trabajo y la cultura

pesen más decisivamente en la orientación política del país, a impedir que el bloque social reaccionario

mencionado continúe imponiendo su hegemonía, a preservar el proceso de cambio democrático, evitando

aventuras y catástrofes a esta España cuya suerte nos importa tanto como las niñas de nuestros ojos.»

 

< Volver