Autor: Angulo, Javier. 
 Los comunistas vascos inauguran hoy su congreso. 
 Escasas posibilidades de que el PC de Eukadi apruebe la convergencia con Euskadiko Ezquerra     
 
 El País.    23/01/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

EL PAÍS, viernes 23 de enero de 1981

POLÍTICA

Los comunistas vascos inauguran hoy su congreso

Escasas posibilidades de que el PC de Euskadi apruebe la convergencia con Euskadiko Ezkerra

JAVIER ÁNGULO, Bilbao

El análisis de la política con respecto a la cuestión nacional, la concepción del partido en lo que hace a su

funcionamiento y a la estrategia de la izquierda y las relaciones con el PC de España son acaso los tres

temas clave de debate en el congreso del PC de Euskadi, que, con participación de 480 delegados de

Vizcaya, Guipúzcoa, Álava y Navarra, se celebrará a partir de esta mañana y hasta el domingo en la

Universidad de Lejona (Bilbao). Los apartados de la tesis en la que se recoge la concepción

eurocomunista del partido no han recibido ninguna enmienda. Es difícil que prospere la propuesta de

«converger» con Euskadiko Ezkerra.

De los 430 delegados con voto en el congreso, 277 pertenecen a Vizcaya (64,4%); 104, a Guipúzcoa

(24,2%); 31, a Navarra (7,21%), y 18, a Álava (4.2%).

Del resultado del debate de las tesis, en las que se recogen los aspectos polémicos citados, depende la

línea política futura del partido y el posible cambio en la composición de la dirección del mismo. En su

seno, aunque no de forma delimitada, coexisten dos corrientes. La primera, más concreta, minoritaria en

el central, pero con un apreciable incremento de influencia, se muestra más sensible a la cuestión

nacional, es partidaria de un proceso abierto de convergencia con Euskadiko Ezkerra, de una

profundización de la democracia interna y de una fórmula de federalización con respecto al PC de

España.

Una segunda corriente, que controla hoy la dirección del partido y de CC OO de Euskadi, aglutina a

sectores obreristas, partidarios de la actual relación con el PC de España, de mantener la actual política

con respecto a la cuestión nacional y con serios reparos a una convergencia con Euskadiko Ezkerra.

El equilibrio de fuerzas de cara al congreso es grande, si se tiene en cuenta que el 60% de delegados de

Guipúzcoa y Vizcaya se alinearía con la primera corriente, en tanto que el resto lo haría con la segunda.

Quedan Álava y Navarra, con poco peso en votos, pero acaso con un cierto papel de árbitros. Los

comunistas alaveses son casi mayoritariamente partidarios de la línea seguida por el sector más obrerista,

en tanto que los navarros, sin definirse claramente, muestran proclividad a los planteamientos del sector

más nacional.

Por lo que hace a la tesis sobre política del partido en la cuestión nacional —quizá puede ser la más

polémica—, la postura oficial viene a defender la línea seguida, mitigando el fracaso electoral en la no

comprensión popular de la misma. Las enmiendas recogen críticas muy duras a esta actuación y proponen

una política más nacional.

La convergencia con Euskadiko Ezkerra

En conexión directa con este tema está un apartado de la tesis segunda, referido a la estrategia de la

izquierda. En ella, oficialmente, se plantea la posibilidad de una convergencia con Euskadiko Ezkerra,

pero se ponen serios reparos a la misma en base a la aparente diferencia de concepción de la política de

masas, a las aspiraciones independentistas de la coalición y a sus relaciones con ETApm. Las enmiendas

de la corriente más nacional orillan estos obstáculos y apuntan a un proceso abierto de convergencia.

«El PC de Euskadi no va a ir a una convergencia con EE si no está clara la estrategia. Nosotros iríamos

con nuestra política. Para nosotros, el eurocomunismo no es una tendencia, es una estrategia», declaraba

Roberto Lertxundi ayer, en Bilbao, en la presentación del congreso, al referirse a un eventual proceso de

convergencia que, en su opinión, no podría consolidarse antes de diez o veinte años.

Con respecto a las relaciones con el PC de España, que se recoge en la tesis octava, la postura oficial

parte de plantear la necesaria soberanía con respecto a la política en el País Vasco, aunque vinculada a la

política del partido en el Estado. Se plantea, sin embargo, que el camino de España hacia un modelo de

Estado federal obliga al PC español a cambiar su estructura. El sector más nacional propugna en sus

enmiendas la federalización del PC de Euskadi, aunque lo hace a nivel de sugerencia para el próximo

congreso del PCE.

 

< Volver