Presiones sobre el PC francés para que acepte a España en la CEE. 
 Berlinguer y Carrillo relanzan el eurocomunismo     
 
 ABC.    01/07/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

MIÉRCOLES 1-7-81

Presiones sobre el PC francés para que acepte a España en la CEE

Berlinguer y Carrillo relanzan el «eurocomunismo»

ROMA (interino). Se ha celebrado bajo el signo del eurocomunismo el encuentro de ayer en

Roma entre las Delegaciones del PCE (Carrillo, Ballesteros y Azcárate) y del PCI (Berlinguer,

Bufalini y Rubbi). Esta es, por lo menos, la impresión suscitada por el larguísimo documento

conjunto difundido al final de las reuniones. Del documento —dado el relieve preponderante

que en él se dedica al tema— se deduce que ha sido la cuestión de los misiles y del desarme,

que en este período son también tema clave de la diplomacia soviética, la que ha inducido a los

dos partidos a interrumpir su prolongado silencio sobre temas para ellos importantes, como la

progresiva disociación del tercer «patner», Marchais, de la linea que había sido solemnemente

sancionada en el famoso encuentro de Madrid. Pero en el documento de Roma no se hace

alusión alguna a Marchais.

Estos son los objetivos que, a juzgar por las conclusiones de estas reuniones romanas, los dos

partidos persiguen paralelamente:

1 La defensa de la paz.

2 La necesidad de negociar el problema de los euromisiles, dando batalla al mismo tiempo

contra el rearme de Europa.

3 EI carácter positivo de la reciente evolución política en Francia.

4 «No» tajante a la entrada de España en la OTAN, «si» neto a la entrada de España en la

CEE.

Con respecto a este último punto, se señala que la eventual entrada de España en la Alianza

Atlántica «alteraría el equilibrio existente», provocando nuevas tensiones en el Mediterráneo y

en Europa. Además de estos objetivos de fondo, en el documento hay también alusiones a la

«situación polaca», con un «no» a toda intromisión exterior, sin que falte tampoco la referencia

a la invasión soviética de Afganistán, que los dos partidos condenan.

En la rueda de Prensa de ayer, por cierto muy concurrida (había más de un centenar de

periodistas), se han abordado numerosos temas. Los dos líderes se han alternado en las

respuestas a los periodistas, confirmando en cada caso las declaraciones del otro sobre los

diferentes problemas. Tras haber negado que las reuniones de Roma puedan ser tachadas de

oportunistas, por haber coincidido con la entrada de los comunistas en el Gobierno francés,

Berlinguer y Carrillo han reafirmado su voluntad de infundir nuevo impulso a la estrategia

eurocomunista, tratando incluso de agregar a ella a otros Partidos Comunistas europeos.

Carrillo, aludiendo al clima de golpismo que se viene respirando en España, ha reconocido que

el peligro existe y que debe ser neutralizado por los mismos partidos democráticos españoles.

La solidaridad internacional no bastaría para salvar la democracia española.

Con respecto al tema España-CEE, y a la actitud negativa del Partido Comunista francés

Carrillo ha asegurado que se intensificarán, los contactos con el partido de Marchais, con lo

que ha dado a entender que el PCE presionará para que el correligionario partido de allende

los Pirineos modifique su posición contraria al ingreso de nuestro país en la Comunidad.

 

< Volver