Autor: Ibáñez, Juan G.. 
 Hoy comienza en Madrid una decisiva conferencia nacional del PCE. 
 Carrillo se distancia de Iglesias e intenta frenar el ritmo de cambios     
 
 Diario 16.    17/12/1982.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

Diario 16/17 diciembre82

Juan G. IBAÑEZ

Hoy comienza en Madrid una decisiva conferencia nacional del PCE

Carrillo se distancia de Iglesias e intenta frenar el ritmo de cambios

Santiago Carrillo no asistió al pleno del comité central del PCE el pasado martes, después de que en la

reunión de la ejecutiva nacional, el día anterior, polemizase con Gerardo Iglesias y por disconformidad

con el ritmo y audacia que éste ha imprimido a sus propuestas de renovación de estilos, métodos y

dirigentes. La conferencia nacional del PCE comienza, pues, hoy en Madrid en un clima de tensa

expectación ante las resistencias que se pueden producir en un debate de cuyo éxito depende, el futuro del

PCE.

Madrid — Santiago Carrillo no hizo acto de presencia en ningún momento en el pleno que el comité

central del PCE celebró a lo largo de todo el martes pasado. En dicha reunión, Gerardo Iglesias presentó

un informe con numerosas propuestas de cambio en el funcionamiento del partido, que coincidían, en

términos generales, con las defendidas por los «renovadores».

Carrillo excusó su inasistencia en la celebración de un Pleno del Congreso. Explicación puramente

formalista, ya que para ese día no había prevista ninguna votación o debate que obligase la presencia del

portavoz comunista en la Cámara.

El motivo de la incomparecencia de Santiago Carrillo estuvo sin embargo, relacionado con la reunión que

la ejecutiva nacional del PCE celebró el lunes para debatir los criterios del informe que presentaría al día

siguiente el secretario general.

En esa reunión, Gerardo Iglesias anunció su propósito de acelerar al máximo la renovación de los

métodos y estilos del PCE, y llegó a precisar que deberían producirse cambios en la propia dirección del

partido antes de las elecciones municipales.

Gerardo Iglesias esbozó asimismo sus críticas de la política organizativa —cuyo responsable es Jaime

Ballesteros—, ya que es en este ámbito donde se encuadra el distanciamiento de la dirección con las

bases, la carencia de debate político y la mortecina vida interna del partido en general.

Santiago Carrillo hizo varias críticas a los criterios del secretario general, lo que provocó una polémica.

Voluntad política

Aunque Gerardo Iglesias expuso su análisis ante el comité central con un deliberado propósito de

equilibrar la «autocrítica» con la constatación de las dificultades externas al partido, la concreción de sus

propuestas imprimió al informe una innovadora «voluntad política».

La ausencia de Santiago Carrillo, inscrita en este ámbito más concreto, revela una disconformidad con el

ritmo y valentía de las reformas propuestas por Gerardo Iglesias y, por consiguiente, el inicio de un

distanciamiento con su propio heredero en la cúspide del partido.

El hecho de que los hombres más próximos a Carrillo se inhibiesen del debate suscitado en el comité

central, tras la exposición de Gerardo Iglesias, avala, por otra parte, la impresión de que el ex secretario

general podría intentar frenar, y reconducir, la dinámica de cambio.

Al parecer, gran parte del partido comparte en estos momentos el deseo de cambios profundos en el

funcionamiento de la organización. Un exponente de estas expectativas ha sido la conferencia regional del

PC de Andalucía, donde incluso Simón Sánchez Montero — representante del comité central— tuvo una

actitud autocrítica y de apertura a la integración de antiguos militantes desencantados.

Frente a esta línea, el comité provincial de Madrid se ha erigido, como colectivo, en máximo e

incondicional defensor de las tesis de Carrillo, cuyas reticencias asume.

La dirección madrileña del PCE interpreta, y defiende públicamente en el penúltimo número de «Mundo

Obrero», que la mayoría de sus afiliados no cuestionan la territorialización de la organización. Este

sistema ha sido insistentemente criticado por bastantes dirigentes, que atribuyen al abandono de la

estructuración por sectores profesionales buena parte de la creciente inoperatividad del PCE.

En cualquier caso, la conferencia nacional del PCE, que comienza esta mañana y, debe terminar el

domingo, se perfila como un «test» decisivo para el futuro del partido, donde está en juego su

recuperación o su hundimiento.

 

< Volver