Autor: Arbós, Albert. 
   Los sectarios son ellos  :   
 El PCE no acertó en la transición ni supo renovarse. 
 Cambio 16.    13/04/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Los sectarios son ellos

El PCE no acertó en la transición ni supo renovarse

LEOPOLDO Espuny, cuarenta años, es abogado laboralista de Comisiones Obreras en Cataluña y

miembro del Comité Central del Partido Socialista Unificado de Cataluña, es uno de los nombres más

destacados de la tendencia conocida por prosoviética. Para Espuny, la crisis abierta en el V Congreso del

PSUC no es sólo una crisis de los comunistas catalanes, sino de todos los comunistas del Estado. «Lo que

ocurre dijo a CAMBIO 16 es que en Cataluña se ha reflejado de una manera específica porque en el

PSUC los debates siempre han sido muy abiertos. En otras partes el reflejo es distinto y tan sólo se

producen tendencias al salir los militantes del partido.»

«En mi opinión afirmó el debate del PSUC no es entre eurocomunistas y prosoviéticos. Lo que ha

ocurrido es fundamentalmente una reflexión en torno al proceso de transición en España, donde no se

confirmaron algunos de los planteamientos previstos por nosotros. Y en cuanto a los problemas internos

tampoco se trata de concepciones opuestas entre unos y otros, sino de distintas visiones sobre las

consecuencias de la crisis del imperialismo y los efectos que tienen en Cataluña y España.»

Para Santiago Carrillo, secretario general del PCE, las posiciones sectarias son responsables de lo

ocurrido en el comunismo catalán. No piensa así Leopoldo Espuny, para el cual «no es justo atribuir a los

demás tendencias sectarias y querer interpretar la profunda crisis política que existe en el partido a través

de intervenciones de potencias extranjeras o de infiltraciones. Porque sectarismo es, de alguna forma,

descalificar a priori otras posiciones políticas no en base a un razonamiento objetivo, sino de calificativos.

En cualquier caso, el peligro es que, de este modo, se busca más la diferencia que los puntos de

convergencia y, por este camino, la división del PSUC sería inevitable».

El eurocomunismo es una imagen

«Las dificultades entre los comunistas añadió se deben a que el proceso de transición no se produjo como

nosotros habíamos previsto y se agravaron por la falta de renovación en los métodos de dirección y en el

propio equipo dirigente del PCE. Para comprender esto bastaría con poner el ejemplo de los comunistas

italianos, en donde existen diversas posturas y, sin embargo, la posibilidad de una síntesis unitaria viene

garantizada por un método de dirección colectiva y unas formas democráticas que garantizan la

participación de la base en la vida política.»

«Esto no quiere decir que en el PCE no hay democracia interna. Significa que tal democracia no se ha

desarrollado suficientemente y en la medida que permitía nuestra situación de legalidad. Al contrario, en

el PSUC se dio una evolución en el centralismo democrático que, sin renunciar a la tradición leninista, ha

alcanzado un grado de libertad en los debates que nada tiene que envidiar a otros partidos políticos.»

Esto se manifestó en el V Congreso del PSUC, donde las posiciones eurocomunistas fueron tan

ampliamente derrotadas. «El eurocomunismo dice Espuny ha tenido unas repercusiones propias de unos

tiempos en los que se ha jugado más a la búsqueda de una imagen, que no de una estrategia con contenido

comunista. No se trata de condenar al eurocomunismo como a una tendencia a la socialdemocracia, sino

de ver que esta estrategia ha fracasado en el país donde era más viable, en Italia, donde el PCI ha dejado

de lado su formulación del compromiso histórico. Y si en Italia, donde existe una correlación de fuerzas

mucho más favorable para la clase obrera, pasó esto, es obvio que en España no podríamos conseguir más

en peores condiciones.»

«Los comunistas catalanes -concluye Espuny- han cirticado una situación que ha convertido la tendencia

a la conciliación y al compromiso en una práctica política de alura alejada de la base que de alguna forma

ha contribuido a consolidar la reforma política y la situación actual con un fuerte predominio de la

derecha.»

Albert Arbós

 

< Volver