Echa de menos la etapa del consenso. 
 Carrillo: Me voy a la base     
 
 ABC.    11/06/1982.  Página: 25. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

A B C / 25

Echa de menos

la etapa del consenso

Carrillo: «Me voy a la base"

MADRID. «He dimitido porque no quiero que se extienda la imagen de un hombre maniobrero,

duro, la imagen del viejo zorro, que se aterra al sillón», expuso Santiago Carrillo en su informe,

en el que —en cuanto a diagnóstico político— insistió en la bipolarización política y echó de

menos la etapa del consenso.

Afirmó que presenta esa dimisión para que el PCE «salga al fin de una crisis extenuante. El

PCE debe y puede ir unido a las próximas elecciones».

Carrillo está dispuesto a una política de puertas abiertas —como pide Sartorius— para los que

se fueron, pero con importantes matizaciones. «Que vuelvan todos los que quieran, de acuerdo

con el X Congreso», aunque sin pedirles declaraciones lesivas. «No se puede decir vamos a

negociar con unos y no con otros. Si nos metemos, vamos a dar marcha atrás y analizarlo todo.

No sólo Madrid, también Cataluña, País Vasco.» Es «darle la vuelta al X Congreso... y más allá

volveríamos a un partido dogmático». El diálogo sería más fácil con los renovadores del ARI.

«No me he ido antes —dijo— porque pensé que era la garantía del eurocomunismo. Aunque

quizá me haya equivocado. No soy incompatible con nadie y me duele que Sartorius haya

creído que debía presentar él la dimisión.»

«No me tienta el poder. No voy a llegar a ser más de lo que soy. Dimitir no es un placer. Tengo

sentimiento de dolor y de liberación. Me sostiene el mismo sentimiento que tuve cuando estaba

encerrado en una habitación el 23F: por fin puedo descansar.» También afirmó: «No seré

candidato en las próximas generales. Me voy a la base.»

En su diagnóstico, Carrillo se remontó hasta los casos de Checoslovaquia y Polonia, que han

sido un desprestigio para el comunismo que también ha afectado al PCE. «Algunos dan por

muerto al eurocomunismo, cuando apenas acaba de nacer. Es una estrategia muy joven por la

que voy a seguir luchando. Yo me pronuncié por una política que hizo posible la democracia en

España sin guerra civil.»

En cuanto a la política española, insistió en la derechización de UCD y la moderación del

PSOE, que ahora se ha convertido en una bipolarización PSOEAP. La política socialista de

colaboración con el Gobierno Calvo-Sotelo ha aislado al PCE. Para Carrillo, el alza de su

partido coincidió con la etapa del «consenso».

«La cuerda no da más de sí», dijo Carrillo, quien aseguró no es consecuencia del desastre

electoral en Andalucía. «En todo momento he cumplido con mi deber como secretario general,

sin escurrir el bulto, aunque el posible fracaso podía afectar a mi persona.»

«Me voy porque las escopetas están cargadas para disparar sobre mí si el PCE retrocede en

las próximas elecciones generales.»

Su mayor responsabilidad la cifra «en el hecho de no haber sido capaz de convencer a la

mayoría de la organización de la necesidad de la estrategia eurocomunista». También se creó

la imagen de que el PCE no es un partido democrático, «porque no hemos capitulado a unas

minorías que querían imponerse».

 

< Volver