Autor: Azcona, Ladislao. 
   La cárcel y el partido     
 
 Gaceta Ilustrada.    25/01/1981.  Página: 68-69. Páginas: 2. Párrafos: 2. 

La cárcel y el Partido

«Claro que he ido a la cárcel. Como casi todos los militantes comunistas de mi época. Yo

estaba en la Universidad, donde trabajé muy duro. Y en 1968, cuando sólo llevaba tres años en

el PCE, me propusieron para el Comité Central. Imagínate, el Comité Central. Así que acepté.

Y luego todo ha ido rodando. Quiero decir que ahora soy diputada por Alicante, y viajo allí todos

los fines de semana para ver cómo están las cosas y hablar con la gente, con los obreros, con

las amas de casa, y en el Partido estoy en varios órganos de decisión. En el Secretariado

trabajo en la preparación del X Congreso. Me ocupo de una de las tesis, la del Futuro

Socialista, o la Utopía Realizable, como yo la llamo. También estoy en la Comisión

Permanente, en el Comité Ejecutivo y en el Comité Central. Ah, soy miembro del Consejo de

Redacción de "Nuestra Bandera", la revista teórica del PCE.»

«Pero estaba hablando de la cárcel. La primera vez que me detuvieron fue en el 68, durante

una Asamblea en la Facultad de Filosofía. Nos pusieron una multa y, como pago sustitutorio, la

cárcel. Fui a la de Ventas. Allí había ya unas cuantas "políticas". Hacíamos una vida muy

intensa políticamente hablado, con debates, seminarios, muchas lecturas. Las presas comunes

eran casi todas prostitutas, una gente entrañable, de la que guardo un gran recuerdo. El

segundo incidente fue el 1971, cuando el estado de excepción. Me deportaron a Valencia. Y la

tercera vez en 1974. Nos detuvieron a mi marido y a mí al salir de casa. A la misma hora

detenían a Romero Marín. Nos acusaron de asociación ilícita. Pero no pudieron demostrar

nada, no había pruebas...»

 

< Volver