Gerardo Iglesias expondrá hoy al Comité Central del PCE si acepta ser secretario general. 
 Carrillo: Voy a trabajar para ayudar al partido a salir de la crisis     
 
 ABC.    07/11/1982.  Página: 38. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

38 / A B C

NACIONAL

DOMINGO 71182

Gerardo Iglesias expondrá hoy al Comité Central del PCE si acepta ser secretario general

Carrillo: «Voy a trabajar para ayudar al partido a salir de la crisis»

MADRID. Hasta las nueve y media de la noche se prolongó la reunión que ayer mantuvo el Comité

Central del PCE para abordar el informe presentado por el Ejecutivo comunista tras la dimisión, como

secretario general del partido, de Santiago Carrillo. Esta reunión continúa hoy, esperándose que en esta

nueva sesión el hombre propuesto para secretario general, Gerardo Iglesias, explique si acepta o no el

cargo para el que ha sido nominado.

Tras ser conocida su dimisión como secretario general del PCE, Carrillo ofreció una conferencia de

Prensa en la que aclaró que no va a abandonar el partido, sino todo lo contrario: «Voy a trabajar para

ayudar al partido a salir de la crisis.»

Carrillo agregó que no renunciará a su escaño en el Congreso de los Diputados y que, en ningún caso,

estará en el Secretariado del Comité Central porque «es un órgano ejecutivo en el que se toman múltiples

decisiones y mi presencia sería una dificultad para el nuevo secretario general».

El líder comunista dijo también que puso su cargo de secretario general a disposición del partido en la

reunión que celebró el Comité Ejecutivo esta semana.

Carrillo se refirió en otro momento a que ha sido el primero en aconsejar que, aparte de la suya, no haya

ninguna otra dimisión y que el PCE tiene todas las posibilidades de recuperación.

Añadió que «esta vez, y dada la gravedad de la situación en el partido, he creído que debía ocupar otras

posiciones más modestas dentro de la Ejecutiva».

Tras señalar que no quiere entorpecer o dificultar la labor del que sea elegido nuevo secretario general,

Carrillo dijo que el Comité Central ha acordado unánimemente no celebrar un Congreso extraordinario,

porque entiende que sería pernicioso una lucha por el poder, aunque matizó que próximamente se va a

celebrar una conferencia nacional del partido y que habrá promociones y remociones en todos los órganos

de dirección durante los próximos seis meses.

Carrillo dijo, asimismo, que se está estudiando una propuesta de sustitución del cargo de secretario

general y que en la reunión de la Ejecutiva de ayer hubo un consenso total en torno al nombre de Gerardo

Iglesias, secretario general del Partido Comunista de Asturias.

Si no hemos traído esa propuesta al Comité Central —dijo Carrillo— es porque Gerardo Iglesias se

obstina en no aceptar el cargo y «piensa que la tarea que se le viene encima es muy seria y es un asturiano

sin remedio».

Pese a ello, Carrillo subrayó que si Gerardo Iglesias no acepta el cargo, «el Comité Ejecutivo tiene

diversos nombres en la manga».

«Hay una presión externa contra mí —dijo— que ha penetrado en algunos sectores del partido» y matizó

que «si no hubiera habido unos resultados en las elecciones tan negativos y existido una necesidad de

recomponer el partido, en que los personalismos pudieran ser un obstáculo, yo seguiría siendo secretario

general.»

Afirmó Carrillo que «es evidente que ha habido una campaña contra mí por parte de la derecha». Se

refirió a que había habido campañas contra dos hombres, fundamentalmente: «Contra mí, por ser el

hombre de la guerra, y contra Suárez, por ser el hombre que consideraban traidor. Y es evidente que una

campaña siempre tiene cierto efecto.»

 

< Volver