Autor: Sarasqueta, Antxón. 
   Ocaso de Santiagoy unidad de la izquierda     
 
 Diario 16.    01/07/1983.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

ANÁLISIS

1 julio83/Diario 16

Antxon Sarasqueta

Ocaso de Santiago y unidad de la izquierda

La batalla interna en el PCE no se resolvió ayer, al final de los duros debates del comité central, donde la

estrategia del partido y las ambiciones personales se revelan como principales elementos del

enfrentamiento entre el viejo líder, Santiago Carrillo, y su sucesor, Gerardo Iglesias. Se han impuesto en

la votación (43 votos a favor, 27 en contra) las tesis de la nueva directiva que encabeza Iglesias, pero los

«carrillistas» han situado el grado de oposición en más de un 30 por 100. Las consecuencias de esta crisis

afectarán al partido gobernante, PSOE, en primer lugar, y luego al conjunto del espectro político, donde

ayer tenía incidencia la presentación del plan cuatrienal del ministro de Economía, Miguel Boyer, y las

críticas del presidente de la CEOE, Caños Ferrer Salat.

La estrategia defendida por la actual directiva del Partido Comunista de cara al futuro parte de una alianza

con los socialistas, lo quieran éstos o no. En este último caso por la vía de la presión o el envolvimiento,

con la complicidad de los sectores más radicales a la izquierda del PSOE. El dirigente de Izquierda

Socialista y presidente de la comisión de Justicia, Pablo Castellanos, por ejemplo, es firme partidario de la

recuperación del PCE, aunque sea a costa del PSOE. Castellanos participa y colabora con los comunistas

con las campañas contra la OTAN.

La oposición de Carrillo a esta estrategia tiene más de ocaso personal del líder caído que cualquier otra

motivación de profundidades ideológicas. La presencia de nombres como Francisco Romero Marín y

Santiago Álvarez, de reconocida lealtad a Moscú, en apoyo a Gerardo Iglesias, prueba que su estrategia

de alianza con los socialistas coincide con la teoría global apuntada.

El hecho de que en política internacional Carrillo defienda ahora mayor proximidad a los países del

«socialismo real», no es más que pura cuestión de forma, por oposición a Iglesias. La impresión general

es que Carrillo fue abandonado por Moscú hace tiempo, y él mismo ha confesado en más de una ocasión

que la crisis interna del PCE para derribarle del liderazgo ha tenido sus orígenes y apoyos en los aliados

de la U.R.S.S.

 

< Volver