Autor: Santos, Carlos. 
   La piedra de Carrillo     
 
 Diario 16.    21/01/1983.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

ANÁLISIS

Carlos Santos

La piedra de Carrillo

Algunos analistas políticos han manifestado sorpresa por el distanciamiento observado entre las tesis

defendidas por Gerardo Iglesias, secretario general del PCE, y Santiago Carrillo, el sustituido.

Les sorprende algo que no debería sorprender a nadie: que Iglesias se haya tomado en serio la dirección

del partido, que tenga ideas propias, que quiera renovar a la cúpula del aparato.

Iglesias se ha limitado a hacer suyas unos planteamientos que son clamor en las bases comunistas, que

dieron nombre a un grupo ya escindido y que se resumen en un sustantivo: renovación.

Las tesis renovadoras que ahora intenta llevar a la práctica —tardíamente— Iglesias han topado con el

sector duro, con el histórico, el carrillista. El propio Carrillo se ha opuesto moderadamente a su aplicación

tal cual.

Pero ocurre que, quienes muestran reparos a cualquier intento de renovación, aunque sea propiciado por

el sucesor designado por Carrillo, son precisamente quienes más contribuyeron al fracaso electoral del

PCE, al descenso de militancia y a su anulación en el Parlamento.

La situación se resume en unas palabras que dicen que dijo, alguna vez, Iglesias en reunión privada: «Yo

no puedo seguir la misma política que seguía Carrillo. No puedo cometer los mismos errores que

provocaron su caída.» Es posible que sea una sentencia apócrifa. Da igual. Está claro que Iglesias no

quiere volver a tropezar con la misma piedra. Los tropezones reiterativos de su antecesor le han servido

de lección.

 

< Volver