Autor: Ruiz Gallardón, José María. 
 La resaca de Solzhenitsyn. 
 Un vehiculo para la infiltración del comunismo     
 
 Arriba.    11/04/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 2. 

LA RESACA DE SOLZHEIMITSYN

La onda expansiva Alexander Solzhenitsyn en Televisión Española, no cesa. La polémica siguió a las

palabras del Nobel, dividiéndose las opiniones entre los decididos partidarios y los decididos contrarios a

las tesis del escritor en el exilio. Solzhenitsyn fue juzgado duramente por «Cuadernos para el Diálogo», a

través de Juan Benet. Replicó enérgicamente Televisión Española, y las espadas Derecha Izquierda

siguen en alto. En la «meleé Solzhenitsyn» se ha mezclado «Le Quotidien de París», arremetiendo

también contra Ruiz-Giménez.

«...UN VEHÍCULO PARA LA INFILTRACIÓN DEL COMUNISMO...»

—Oí por televisión las palabras del Premio Nobel Alexander Solzhenitsyn. Leí después el articulo de

Juan Benet, publicado en «Cuadernos para el Diálogo». Leo, por último, la referencia que da «ABC» del

artículo de Marcovici, publicado en el «Le Quotidien de París». Lo que dijo Solzhenitsyn me

pareció, en lineas generales, acertado. Desde luego, en cuanto al fondo. Quizá fuera mal traducido y hasta

un poco largo. Quizá también algunas de las comparaciones que el escritor ruso utilizó no fueran del todo

oportunas. Pero me parece evidente, de toda evidencia, que el peligro se cierne sobre Occidente, y que ese

peligro tiene un nombre: el comunismo. Es lamentable que escritores como Juan Benet hayan hecho el

elogio de los campos de concentración, en los que, según el autor, deberían estar hombres como

Solzhenitsyn. Si es una broma, no puede ser de peor gusto. Y si no lo es califica a su autor. Que «Le

Quotidien de París» incluya un artículo como el que reproduce «ABC» es de la exclusiva responsabilidad

de su director y del autor Marcovici de dicho artículo. Pienso, en todo caso, que a ningún español le hará

gracia que se haya dado pie a publicaciones como ésa. Pero pienso también que le sobra razón al

articulista francés cuando apunta que alguna —y subrayo alguna— Democracia Cristiana española no

deja de ser un buen vehículo para la infiltración de la idea comunista en nuestro país. Quizá el señor Ruiz-

Giménez debería meditar sobre todo esto, pues, aunque no sea el director de «Cuadernos para el

Diálogo», todos sabemos que es, cuando menos, su «padre espiritual».

Ruiz Gallardón.

 

< Volver