Relaciones con el exterior. Declaraciones del señor López Bravo al Financial Times. 
 España suspenderá las conversaciones sobre Gibraltar si ahora no se consigue algo concreto     
 
 Informaciones.    28/04/1973.  Páginas: 1. Párrafos: 19. 

RELACIONES CON EL EXTERIOR

DECLARACIONES DEL SEÑOR LÓPEZ BRAVO AL «FINANCIAL TIMES»:

ESPAÑA SUSPENDERÁ LAS CONVERSACIONES SOBRE GIBRALTAR SI AHORA NO SE

CONSIGUE ALGO CONCRETO

LONDRES, 28.—El mariscal de la R. A. F. (Royal Air Force) sir John Grandy ha sido nombrado nuevo

gobernador y comandante en jefe de la colonia británica de Gibraltar. Sustituirá en el cargo al almirante

sir Varyl Begg, de sesenta y cinco años de edad, que cumplirá su mandato de cuatro años en el Peñón en

el mes de septiembre próximo.

El nombramiento del nuevo gobernador de la colonia de Gibraltar se produce pocos días después del

anuncio de la visita a Londres del ministro español de Asuntos Exteriores para proseguir sus

conversaciones sobre Gibraltar con su colega británico, y al mismo tiempo que el señor López Bravo, en

declaraciones al «Financial Times», dice que «el pueblo español está empezando a cansarse de un diálogo

en el que se está consiguiendo muy poco».

El autor de la entrevista con el jefe de la diplomacia española señala que la impresión creciente en Madrid

es que «a menos que esta vez se consiga algo concreto, España se verá forzada a suspender las

conversaciones».

En la misma entrevista, el señor López Bravo acusa a Gran Bretaña de adoptar una postura poco realista

sobre el problema de Gibraltar. «El daño que está causando a las relaciones anglo-españolas —dice el

ministro— se extiende a los campos político, económico, social y cultural.»

El ministro indica que Gran Bretaña está perdiendo grandes oportunidades comerciales ofrecidas por la

actual expansión industrial española. En este sentido, la penetración comercial japonesa no sólo competirá

con los sectores británicos, sino que desplazará a éstos en aquellos campos donde mejor podían influir los

ingleses.

En la misma conversación del señor López Bravo con el periodista Roger Mathews,

el ministro español da cuenta de que traerá a Londres nuevas propuestas sobre el tema gibraltareño, a la

vez que se muestra ansioso de conocer también nuevas propuestas por parte de su colega, sir Alec

Douglas-Home. El periodista británico, al hacer un breve resumen de la actitud del Gobierno de su país

sobre el problema gibraltareño, dice que «a menos que el comunicado conjunto del 10 de mayo ofrezca

alguna posibilidad real de progreso, el señor López Bravo va a enfrentarse con una de las más delicadas

decisiones políticas de su carrera». Ella quiere decir que si España se ve forzada a suspender sus

conversaciones, la política del «pensar juntos», puesta en candelero por el señor López Bravo, habrá

fracasado. Y este convencimiento es el que —a juicio del periodista del «Financial Times»— está

aumentando en España.

LA SOMBRA DEL M. C.

Como opinión personal del autor de la entrevista, se señala que si las conversaciones fracasaran y España

endureciera sus restricciones sobre Gibraltar, ello no ayudaría precisamente a la política de acercamiento

al Mercado Común.

En este sentido, cabe recordar las frecuentes especulaciones no oficiales, según las cuales Gran Bretaña

podría utilizar su influencia en el seno do la Comunidad Europea en su litigio con España sobre Gibraltar.

La noticia del nuevo gobernador británico en Gibraltar y las declaraciones del ministro español, sumen el

tema de la colonia gibraltareña bajo el pesimismo. Observadores británicos dignos de toda confianza, por

su estrecho contacto con el Foreign Office en particular y con Whitehall en general, ponen de manifiesto

que la postura de Londres sobre la Roca sigue en sus inflexibles postulados, de sobra conocidos.

Tampoco se espera que la actitud inglesa, en la próxima reunión entre los señores López Bravo y

Douglas-Home, vaya a salirse de las tópicas expresiones «pensar juntos», «dialogar juntos» o «trabajar

juntos», puestas en candelero a lo largo de las anteriores seis ocasiones en que se han reunido ambos

ministros. Difícilmente se cree en estos círculos que Londres accederá en esta ocasión a poner el

«negociar juntos» en el comunicado final que clausure la próxima reunión López Bravo-Douglas-Home.

LONDRES, INCONMOVIBLE

En definitiva, la impresión existente en círculos británicos no oficiales es que Londres no va a acceder

próximamente a «descongelar» su actual «status» sobre Gibraltar, por repetidas, poderosas

y respetables que sean las recomendaciones de las Naciones Unidas sobre la descolonización de la Roca.

A nivel puramente especulativo y personal hay que relacionar aquellas impresiones recogidas en medios

británicos con el nombramiento del brillante e influyente mariscal nuevo gobernador de Gibraltar y con el

significativo «aviso» contenido en las palabras del ministro español a través del «Financial Times».

De una parte, la hoja de servicios del alto militar de la R.A.F. designado para ocupar el mando supremo

de la colonia, expresa la valoración estratégica que Londres da al Peñón, y difícilmente puede

interpretarse tal movimiento como un síntoma de «descolonización» inmediata.

De otro lado, la advertencia del ministro español, ampliada con las impresiones personales del periodista

inglés autor de la entrevista, apuntan de alguna forma hacia posibles rupturas de la dilatada política de

«pensar, dialogar, trabajar juntos» mantenida en los seis contactos anteriores entre los ministros español y

británico.

La última, impresión, la recogida en medios periodísticos ingleses dignos de toda, confianza, está

corroborada por las frecuentes intervenciones suscitadas en el Parlamento, donde el secretario del Foreign

Office siempre dio garantías de que Gran Bretaña no iniciará ninguna medida sobre Gibraltar que vaya en

contra del deseo de sus ciudadanos de seguir siendo parte integrante del Reino Unido. En tales respuestas

de sir Alec Douglas-Home a los diputados parlamentarios también se han hecho numerosas referencias al

actual bloqueo de España sobre Gibraltar, insistiendo los británicos en su opinión de que un

levantamiento de tales restricciones sobre la Roca ayudaría a crear un «clima mejor» en las

conversaciones mantenidas entre ambos países sobre el litigio gibraltareño.

AVIONES «HARRIER»

Los medios periodísticos londinenses, al recoger la noticia del próximo viaje del señor López Bravo, no

han ampliado más información. Todavía no ha habido reacciones a sus palabras «n el «Financial Times»,

aunque a buen seguro no tardarán en llegar «réplicas» británicas. Tampoco ha habido interpretaciones

sobre el hecho de que el ministro español venga acompañado en esta ocasión del jefe del Alto Estado

Mayor. En este sentido parece probable que la visita del teniente general Díez-Alegría esté relacionada

con posibles adquisiciones de material militar. Hace escasos meses en Londres se publicó la noticia del

interés existente en medios militares españoles por adquirir el avión de despliegue vertical «Harrier». El

señor Díez-Alegría se entrevistará con su secretario de Defensa británico lord Carrington, quien hace unas

semanas fue huésped de honor de una cena ofrecida por el embajador español en Londres don Jaime de

Piniés.

INFORMACIONES

 

< Volver