Discurso de Mr. Lodge en Nueva York. 
 España ha sido incomprendida y presentada erróneamente a nuestro país  :   
 Nuestros intereses nacionales están allí mejor asegurados que nunca. 
 ABC.    09/03/1960.  Página: 39-40. Páginas: 2. Párrafos: 39. 

ABC. MIÉRCOLES 9 DE MARZO DE 1960. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 39

ESPAÑA HA SIDO INCOMPRENDIDA Y PRESENTADA ERRÓNEAMENTE A NUESTRO PAÍS

"NUESTROS, INTERESES NACIONALES ESTÁN ALLÍ MEJOR ASEGURADOS QUE NUNCA"

Otros dirigentes políticos occidentales llegan a Madrid con frecuencia cada vez mayor

DISCURSO DE MR. LODGE en NUEVA YORK

Nueva York 9 (madrugada). El embajador de Estados Unidos en España, John Davis Lodge, ha

pronunciado esta noche ante el Club Económico de esta capital, en el hotel Astor, el siguiente discurso:

Constituye un distinguido honor para mí el hablar ante una reunión tan notable —comenzó diciendo—. El

famoso " escritor José María Gironella, en el prefacio de su libro "Los cipreses creen en Dios", dice:

"España es un país desconocido. La experiencia demuestra que es difícil ver a mi país imparcialmente;

incluso escritores de alta categoría sucumben a la tentación de adulterar la verdad, de tratar nuestras

costumbres y nuestra psicología como si todo en ellas fuera de una pieza, de un solo color. Se amontonan

leyendas y etiquetas: España negra, España inquisitorial, España bella, España trágica, España folklórica,

España desgraciada, una proyección de África en el mapa de Europa..."

España—añadió Mr. Lodsre—ha sido incomprendida y presentada erróneamente en nuestro país repetidas

veces. Un hecho que me ha sido útil para comprender a España y sus tradiciones políticas es el de que

este antiguo país, situado en la periferia de Europa y asociado durante varios siglos con pueblos del norte

de África, nunca pasó, o sólo fue afectado muy ligeramente, por dos experiencias filosóficas

fundamentales en la génesis de nuestro país y de nuestra manera de pensar. Me refiero a los profundos

cambios de pensamiento derivados del racionalismo del siglo XVIII y de la Revolución Francesa.

Análogamente, el influjo de la revolución industrial del siglo XIX sobre la estructura económica y social

de España no fue de tan amplio alcance como en otros países de la Europa occidental, en Gran Bretaña o

en los Estados Unidos.

Además, España no estuvo jamás expuesta a la reforma, protestante, con seguridad una de las

conmociones más importantes de la Historia Moderna. En realidad, España fue la fuente, el centro y la

fuerza motriz de la contrarreforma.

Por último, debe recordarse que casi toda España estuvo ocupada durante casi ocho siglos por los moros,

con resultados que persisten hasta hoy.

Teniendo en cuenta estos factores físicos y la tradición histórica de España, hay muchas valiosas razones

que explican el que España haya evolucionado por caminos económicos, sociales y políticos muy

diferentes de los que hemos seguido en los Estados Unidos. Esto no significa que no podamos colaborar

íntimamente en una relación fructífera basada en el respeto mutuo y en el concepto más amplio de la

defensa del mundo occidental contra el asalto del imperialismo comunista.

ESPAÑA SE ENCUENTRA EN UNA IMPORTANTÍSIMA ENCRUCIJADA

Desde un punto estratégico, pero también política y psicológicamente, España se encuentra en la

encrucijada de algunas de las zonas más vitales y de las corrientes más turbulentas del mundo. La

Península Ibérica se enfrenta con África por el Sur y con Europa por el Norte; el Atlántico baña las,

costas del Noroeste, y el Mediterráneo las del Este; tiene fuertes vínculos lingüísticos y religiosos con el

mundo hispánico de ultramar; está, quizá, mejor capacitado que cualquier otro país europeo para

comprender la actitud árabe ante la vida; y, por último, España posee ahora fuertes vínculos de acuerdos

defensivos con los Estados Unidos.

La visita del presidente Eisenhower a Madrid los días 21 y 22 de diciembre fue un acontecimiento de

destacada importancia en la evolución de los asuntos hispano-norteamericanos y, en mi opinión, para la

evolución de la España moderna. Hay muchos signos alentadores de que nuestra política hacia España es

sana y fructífera. Ciertamente, la presencia del presidente en España y la manera entusiásticamente

amistosa en que fue recibido fueron prueba del desarrollo de una de nuestras normas políticas esenciales

con España, que consiste en asociarla cada vez más estrechamente con el mundo occidental y,

especialmente, con los Estados Unidos. Otros dirigentes occidentales están llegando a España con

frecuencia cada vez mayor, entre "ellos los ministros de Asuntos Exteriores de Francia, Alemania y

Bélgica.

El secretario general de las Naciones Unidas, Dag Hammarskjöld, y el doctor Ralph Bunche visitaron

Madrid por primera vez en enero. Don Fernando María Castiella, ministro español de Asuntos Exteriores,

visitará los Estados Unidos este mes.

 

< Volver