Homenaje norteamericano a los marinos españoles que realizaron el primer viaje de circunnavegación. 
 Habla el embajador de los Estados Unidos     
 
 ABC.    15/05/1960.  Página: 91-92. Páginas: 2. Párrafos: 21. 

Habla el embajador de los Estados Unidos

En el acto celebrado en Sanlucar de Barrameda, el embajador de los Estados Unidos, Mr. Lodge,

pronunció las siguientes palabras:

"Estoy profundamente emocionado por encontrarme hoy aquí, en Sanlucar de Barrameda, donde nos

hemos reunido para una sencilla, pero significativa ceremonia.

Hemos venido aquí con un propósito nacido de la conciencia histórica y pocos días después de terminar

su viaje el submarino atómico norteamericano "Tritón", que ha dado la primera vuelta submarina al

mundo, siguiendo casi exactamente la misma ruta que los buques de superficie de, la inmortall expedición

de Magallanes hace cerca de cuatro siglos y medio. El "Tritón" siguió en su viaje esa ruta como homenaje

al intrépido navegante, a Elcano y a los hombres que compartieron esa gran hazaña antigua. Nada podría

ser, en mi opinión, más apropiado que coronar ese homenaje con la ceremonia que celebramos hoy en la

histórica ciudad de Sanlucar de Barrameda, a la que 18 supervivientes, mandados por el indomable

capitán Juan Sebastián Elcano, volvieron por fin, gastados y andrajosos, pero triunfantes, héroes de uno

de los más grandes viajes de descubrimiento y aventura de la historia y cuyos nombres están inscritos

para siempre en una placa en las paredes de este Ayuntamiento.

DOS GRANDES PROEZAS

También me siento hoy aquí orgulloso de los hombres del "Tritón", pues también su viaje no sólo ha sido

el primero de su clase y ha exigido gran valor y resistencia, sino que ha demostrado asimismo al mundo

entero los progresos que se han realizado en la ciencia de la navegación submarina, . en sí de tanta

importancia para nuestra seguridad en el peligroso mundo de hoy.

El 2 de mayo, el "Tritón" salió a la superficie en estas mismas aguas, en un simbólico gesto de

reconocimiento y respeto a los hombres que, bajo, la bandera de España, afrontando lo desconocido,

dieron la vuelta a un mundo en gran parte todavía sin descubrir en aquella época.

Cuando el "Tritón" subió a la superficie en estas aguas, después de más de dos meses y medio de

inmersión, su viaje no estaba todavía completo, habría de terminar ocho días después. Por. difícil que

fuera para los hombres del "Tritón" vivir bajo el agua durante casi tres meses, sabían que los cinco barcos

que salieron de España el 10 de agosto de 1519, no medían la duración de su viaje en días, semanas o

meses, sino en años de enfermedad, muerte e incertidumbre constante. Tienen que haber comprendido

cuáles fueron los sentimientos de los dieciocho hombres que sobrevivieron y regresaron a España con

Juan Sebastián Elcano cuando el "´Victoria", el primer buque que dio la vuelta al mundo, avistó tierra.

Con las fuerzas fallándoles —"cansados pomo nunca han estado los hombres", escribió Pigafetta—, la

visión de la blancura de Sanlúcar, del Guadalquivir; el recuerdo del dorado vino de Andalucía; el

sentimiento del éxito para España y para la humanidad toda, aunque inefable, tiene que haber sido

abrumador.

Con las variaciones impuestas por los tiempos, los hombres del "Tritón" intentaron emular a sus

predecesores, rindiendo así tributo a su histórica hazaña. La proeza del "Tritón" también pone de relieve

de manera apropiada y alentadora los valores intemporales, del espíritu humano en que está basada

nuestra civilización. Este es el, espíritu de aventura, de emprender rumbos nuevos, de alejar cada vez más

las fronteras del conocimiento humano, llevándonos así a un destino común de cada vez mayor plenitud.

CONCIENCIA HISTÓRICA

El derrame de las energías de España, que transformó el mundo, da a los españoles una envidiable

conciencia de la corriente de la historiaren la que participaron con resultados que persisten hasta el

momento actual.

También hoy, naturalmente, se hace historia. Ante nosotros sigue estando lo inescrutable, aguardando a

que el valor, la unidad y la resolución se lancen a navegar por lo desconocido, guiando a la humanidad

entre los escollos de este mundo de constantes crisis.

En los años plenos que señalaron la transición del siglo XV al XVI, el ansia de conocer lo que estaba

siempre fuera de su alcance impulsaba a los hombres a nuevos descubrimientos. La rica superficie del

globo inflamaba la imaginación conforme los hombres de valor y fantasía avanzaban infatigablemente

con la sensación constante de encontrarse, al borde de BU gran descubrimiento.

PERVIVENCIA DEL ANSIA DE CONOCER

En nuestro mundo hay hoy el mismo sentimiento de urgencia. La exploración continúa bajo la superficie

del mar, hacia los espacios infinitos y dentro del alma para desentrañar sus insondables misterios. Con

cada complejo mecanismo nuevo que se crea nace un hombre dispuesto a arriesgarlo todo por la eterna

investigación. El espíritu humano ha de mantenerse a la altura de la expansión de los conocimientos.

Y así presenciamos proezas tales como el crucero del "Nautilus" baja, la capa de hielos del Polo-Norte,

hace casi dos años, y la marca de sesenta días de permanencia bajo el agua establecida por el "Seawolf" y

ahora superada por el "Tritón". Creemos que el hombre pondrá pronto su pie en la Luna, y aun antes de

que esto se realice estamos ya pensando en hazañas aún mayores.

PROYECCIÓN POLÍTICA

Nuestra preocupación por el hombre como entidad política nunca puede cesar. Mientras un submarino

como el "Tritón" da, sumergido, la vuelta a la Tierra, ensayando complejos instrumentos y llevando a

cabo estudios de la hidrografía, del magnetismo y de la gravitación, también tenemos que hacer frente a

los retos que de estos progresos surgen en la esfera política. Así el "Tritón" se convierte también en un

símbolo de seguridad, de capacidad para afrontar y deshacer las amenazas de conquista. Y, señores, la

amenaza es auténtica.

Excelentísimo señor: como embajador de mi país en España, la Armada de los Estados Unidos me ha

pedido que ponga hoy en vuestras manos una placa reconociendo una vez más la gran hazaña que sirvió

de inspiración para el trascendental viaje del "Tritón". Creo que manteniendo, vivo el significado de los

grandes momentos de la historia ennoblecemos los esfuerzos combinados de hoy, cuyo objeto es

preservar los mejores valores de nuestra civilización. Esta placa lleva la inscripción: ´"Ave, Nobilis Dux.

Iterum Factum Est".

Constituye un tributo más a los que abrieron el camino y para quienes el Emperador Carlos V eligió el

escudo en que se lee: "Primus circumdedisti me".

Pero, en realidad, nuestro homenaje al valor, "la audacia y la imaginación de Magallanes; Elcano y sus

valientes compañeros no está en una placa, sino en la proeza del "Tritón". Se encuentra asimismo,

conforme pasan los años, en nuestra propia capacidad para comprender que los problemas de la vida

siguen siendo esencialmente los mismos y que las cualidades da carácter y espíritu que impulsaron a estos

marinos, hace cuatro siglos y medio, son exactamente las mismas cualidades que hemos de poseer hoy si

queremos sobrevivir y si queremos ganar para nuestra generación la gratitud y el respeto de quiénes

vienen detrás de nosotros."

Las palabras del embajador "fueron acogidas con grandes aplausos.

Discurso del Sr. Castiella

A continuación de las palabras de Mr. Lodge, el ministro de Asuntos Exteriores pronunció el siguiente

discurso:

Señor embajador: Os acabo de escuchar con verdadero agrado y emoción, porque agradable es oíros

hablar vuestro sonoro y magnífico español y porque emocionantes son las palabras que nos habéis

dirigido y que han llegado rectamente a nuestro corazón. Sois, además de un diplomático, un oficial de la

Marina de los Estados Unidos y en vuestra familia se guarda el apellido de un glorioso navegante. Ello ha

dado un valor y sinceridad especiales a vuestras palabras. Cuando hace unos días el "Tritón" emergió de

las aguas, frente a estas costas, como un mitológico ser de los mares, su tripulación realizó un acto de

profunda y sensible coincidencia histórica que, nosotros, los españoles, hemos agradecido

conmovidamente. Ese extraordinario submarino norteamericano que ha dado la vuelta al globo bajo las

aguas y que la única vez que ha salido innecesariamente a la superficie ha sido para rendir homenaje al

lugar histórico en donde se inició y terminó la, primera navegación en torno al mundo, no solamente ha

hecho honor á unos héroes del pasado, sino que se ha honrado a sí mismo y a las mejores tradiciones

caballerescas de la Marina. Porque, señor embajador, estamos en una de las costas sagradas de Europa.

 

< Volver