Autor: Montes, Eugenio. 
 Declaraciones a Il Giornale italiano. 
 Fraga: Casi había decidido retirarme  :   
 La Alianza Popular le ofrece un gran servicio a España. 
 ABC.    29/10/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

DECLARACIONES A «IL GIORNALE» ITALIANO

FRAGA: «CASI HABIA DECIDIDO RETIRARME»

«La Alianza Popular le ofrece un gran servicio a España»

ROMA, 28. (Crónica de nuestro corresponsal.) El político español con mayor presencia en la Prensa

italiana es don Manuel Fraga Iribarne. Apenas pasa ningún día sin que aparezca su nombre. A finales de

la semana pasada te dedicaba una página entera un vespertino romano. Hoy le dedica otra un

matutino milanés, «II Giornale», dirigido por Montanelli, sin duda, el más prestigioso periodista de este

país.

La parte central de esta página la constituye un diálogo .que Barbieri celebró con el catedrático, escritor y

estadista gallego. Le pregunta qué móvil lo ha decidido al «tercer retorno» a la política activa y aliado con

jefes de formaciones derechistas. Le responde: «Tras la crisis de julio había casi decidido retirarme. Me

parecía que había hecho lo que podía y debía hacer. La reforma tenía ya las puertas abiertas. No

importaba quién fuese, el que la llevaba adelante, si la llevaba yo o si la conducía otro. Con la situación

que se vino a orear en agosto he juzgado Indispensable contribuir a una formación política importante. Ha

pasado la época de los grupos pequeños y de los clubs de ideas, por brillantes que sean.»

FORMACIONES SERIAS.—«La ausencia de partidos fuertes ha sido la causa principal del fracaso de

todas nuestras experiencias constitucionales. Habría otro fracaso si a las próximas elecciones no se

presentasen formaciones serias.» Explica luego don Manuel las razones qué le han movido a la actual

alianza. «Esta le ofrece un gran servicio a España: realizar, partiendo del centro, una concentración de

todas les fuerzas de la sociedad que rechazan la ruptura, la inseguridad y la aventura, aceptando, sin

embargo, la reforma democrática y el pluralismo político con todas sus consecuencias.»

El periodista le dice que la oposición se siente sorprendida de que aparezca con la derecha. Comenta el

señor Fraga: «Lo sé, pero antes la oposición me aplaudía y esas ovaciones no servían para hacer política

constructiva.»

Barbieri refiere lo que le contó un colaborador de don Manuel. Este, desde el Ministerio de la

Gobernación, solicitó de los 50 gobernadores que sondeasen los sentimientos políticos de sus provincias

respectivas. El sondeo permitió averiguar que el 60 por 100 de los españoles se sienten perplejos ante

cambios bruscos y le temen a las consecuencias económicas y sociales si empeorase la situación política.

La mayor parte del país la constituyen las clases medias que desean una política de moderación.

El señor Fraga se propone que las gentes moderadas y conservadoras acepten la reforma y no busquen la

estabilidad en el autoritarismo y cree servir a la democracia contribuyendo a que una parte de la derecha

se oriente al centro, en vez de dejar que los conservadores, «que en España son muchísimos, resbalen a

posiciones extremistas». Añade luego que España debe tener un partido semejante a los conservadores

Ingleses, a la U. D. R. francesa y a los democratacristianos alemanés.

GANAR LAS ELECCIONES.—El periodista cree que no se hubiese lanzado el señor Fraga a la arena

política, como se lanzo, si no estuviese persuadido de qué ganará las elecciones.

En este punto, don Manuel rehuye todo vaticinio, pero afirma que esta gran alianza se contribuye a

garantizar las elecciones.

A juicio del periodista, el señor Praga

piensa que a los españoles nos tienen empavorecidos las incógnitas del cambio. Acudiendo a las urnas

quieren que algo mude, pero que las cosas no varíen demasiado.

En la misma página del «Giornale» se publica otro artículo sobre la Alianza Popular y el señor Fraga.

Firma este segundo artículo Revel. En él se dice que en los pueblos con escasa y frágil tradición

democrática, como el español, suelen aparecer partidos de izquierda, por lo cual son regímenes sin

derechas .sólidas y eso es un mal. Piensa que le está perjudicando mucho a la política española el temor a

ser tachado de reaccionario.—Eugenio MONTES.

 

< Volver