Algunas de las condiciones españolas     
 
 ABC.    24/09/1963.  Página: 31. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

ALGUNAS DE LAS CONDICIONES ESPAÑOLAS

Nueva York 23. La renovación del Convenio sobre las bases en España ha adquirido nuevo significado en

los últimos tiempos. La Armada de los Estados Unidos considera sus grandes instalaciones en Rota

como el lugar ideal para base de sus submarinos que ahora patrullan en el Mediterráneo con proyectiles

nucleares "Polaris".

Las tres bases de bombarderos en España, todavía usadas por los Estados Unidos, han perdido alguna

importancia debido al mayor relieve dado a los proyectiles; pero el Gobierno norteamericano todavía

desea mantenerlas. Según los términos del Convenio de 1953, el acuerdo queda renovado

automáticamente por cinco años, a menos que Madrid denuncie el Pacto antes del jueves. En este caso se

prevé un período de seis meses para una nueva negociación. En el caso de que no se llegara a un nuevo

acuerdo, los Estados Unidos dispondrían de otros seis meses para abandonar las bases.

Parece que España desea algún equipo militar moderno y hay indicios de que Washington se mostrará de

acuerdo. Sin embargo, el principal deseo de España es tener mayor importancia en la estrategia aliada.

Aunque los Estados Unidos no tienen potestad para conseguir esto, sí pueden establecer un dispositivo

para una más estrecha consulta bilateral con Madrid sobre los movimientos militares en la zona.

Se dice que algunas de las "modificaciones" presentadas por el Gobierno español son de menor

importancia y se refieren a las condiciones bajo las cuales los bienes personales de los soldados

norteamericanos son importados. Otras implican más íntimas consultas sobre los movimientos y

eventuales destinos del personal del O. T. A. N. que circulan a través de las bases norteamericanas en

España y que se supone deben ser de control conjunto. España se hace cargo de que los movimientos de

personal del O. T. A. N. sobre su territorio sin su consentimiento tienden a relegarla al estatuto de "aliado

de segunda clase".

Los funcionarios norteamericanos parecen confiar en que Rusk podrá evitar la abrogación del Tratado,

pero se cree que algunas discusiones delicadas tendrán lugar en los próximos días. En círculos oficiales se

dice que Rusk y Castiella trataron de las relaciones Oriente-Occidente y de ciertas cuestiones planteadas

ante la actual Asamblea Cereral de las Naciones Unidas.—Efe.

 

< Volver