España se convierte en aliado de Norteamérica     
 
 ABC.    27/09/1963.  Página: 36. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

España se convierte en aliado de Norteamérica

De la crónica de Luis Hontoria para la Agencia Efe, entresacamos algunos párrafos de relevante interés:

"La declaración conjunta, en "buena doctrina internacional, tiene el mismo peso y el mismo valor que el

más solemne de los tratados—recordemos que la famosa "entente cordiale" adoptó idéntica fórmula—,

significa exactamente el "ascenso" de los acuerdos de 1953, que eran predominantemente técnicos, al

nivel de una amplia cooperación entre los dos países, no solamente en el plano militar, sino en el político

y en el "económico. Insisto en la palabra cooperación porque ella da la clave más exacta de la

significación de lo hoy firmado. España ha dejado de ser una mera arrendataria de unas bases para

convertirse en un aliado de los Estados Unidos, perfeccionando definitivamente "partnerahip" que hasta

ahora había sido bastante limitada. El instrumento institucionaliza esta alianza en el nuevo Comité

permanente que ha de vigilarla y conducirla, Comité que puede alcanzar a veces el nivel ministerial,

como ocurre, por ejemplo, en el caso de "Standing Commite" del O. T. A. N. o de algunas alianzas

bilaterales.

Como se ve, pues, la declaración de Nueva York inicia una etapa literalmente trascendental de las

relaciones hispano-norteamericanas, no solamente consagrando una amistad y un entendimiento que han

hecho ya sus pruebas en diez años de perfecta armonía, sino elevando todo ello a una superior categoría, a

una auténtica participación española en el "desarrollo de las áreas mediterráneas y atlánticas". Esta

participación activa traerá como consecuencia el que España sea consultada en cuantas ocasiones las

necesidades de la estrategia y de la seguridad aconsejen a nuestros aliados, repito, a nuestro aliado

norteamericano, introducir cambios substanciales en esa estrategia. Naturalmente, esa consulta implica, la

aprobación del Gobierno español y, en una palabra, del país.

 

< Volver