Altos índices de inflación. 
 Desfavorables perspectivas económicas en la CEE     
 
 El Alcázar.    07/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 15. 

Altos índices de inflación

DESFAVORABLES PERSPECTIVAS ECONÓMICAS EN LA CEE

BRUSELAS, (Resumen de EFE).—La Comisión Ejecutiva de la Comunidad Económico Europea (CEE)

se muestra poco optimista en su último informe sobre la situación económica de la Comunidad y

comprueba que no aparecen los signos de consolidación de la reactivación, tras la crisis energética.

Los expertos comunitarios estiman que la situación es grave en general: paro constantemente creciente,

débiles inversiones y grandes incrementos inflacionistas.

Los datos del informe demuestran que no existe confianza, para estimular las inversiones, el empleo sufre

las consecuencias del clima depresivo en la industria, y los índices de inflación permanecen altos y

superarán todavía el 10 por ciento a primeros de este año en tres países de la CEE.

En el documento se reconoce el esfuerzo de los "nueve" para hacer frente a la situación, siguiendo las

recomendaciones de la propia Europa, pero se subraya que los resultados fueron poco satisfactorios.

También se pone de manifiesto que si las autoridades nacionales de los países miembros no reconsideran

nuevamente sus políticas económicas, no podrán ser alcanzados los objetivos fijados para 1980 en el

programa económico común de medio plazo.

En estas circunstancias, la Comisión Europea recomienda tres orientaciones generales:

—Los países comunitarios con mejor "salud económica" deberán sostener la recuperación de la demanda

y de la producción.

—Los países con peor "salud económica" deberán ser tan restrictivos como sea posible para romper el

encadenamiento de las depreciaciones monetarias y la subida de los precios.

—Intensificar la lucha contra el paro.

Por otra parte los expertos de la Comisión Económica Europea habían previsto planes ambiciosos para

1985, fecha en que los países miembros estarían en medida de no depender más que en el 50 por 100 de

sus importaciones energéticas, especialmente petrolíferas, en vez del 63 por ciento.

Pero las realidades no marchan de acuerdo con los proyectos. El gas natural y el carbón no están aún en

disposición de colmar el déficit energético de la Comunidad.

En cuanto a las diversas clases de energía, llamadas nuevas, sólo se espera una muy modesta

contribución, tal vez del cuatro por 100.

Queda la energía nuclear. Cada vez es más evidente la necesidad de construir nuevas centrales en el

territorio de la Comunidad. Actualmente hay en servicio 49 centrales nucleares, 37 en construcción y

otras 37 previstas. Pero todo ello es insuficiente, según ha reconocido el nuevo comisario europeo para la

energía, Guido Brunner.

No obstante, los "nueve" han hecho serios progresos en la puesta a punto de una política común de la

energía, tras una reunión celebrada en Bruselas. Prácticamente se han puesto de acuerdo sobre un sistema

que funcionará en el caso de que surjan nuevas dificultades de aprovisionamiento de petróleo para la

Comunidad.

Si un nuevo embargo fuera impuesto por los países productores de petróleo en cuanto a sus entregas a

Europa, el sistema comunitario conduciría a los "nueve", por una parte, a reducir automáticamente, su

consumo en un 10 por 100 en todos los países de la Comunidad.

Para que este sistema anticrisis entre en funcionamiento, sería necesario que el aprovisionamiento acusara

un descenso del siete por 100, en comparación con su nivel medio.

 

< Volver