Según acuerdo de la Comisión de Comercio Internacional. 
 Calzado: La exportación a Estados Unidos, contingentada     
 
 Informaciones.    07/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 20. 

SEGÚN ACUERDO DE LA COMISIÓN DE COMERCIO INTERNACIONAL

CALZADO: LA EXPORTACIÓN A ESTADOS UN í DOS, CONTINGENTADA

« DURANTE LOS PRÓXIMOS CUATRO AÑOS EXPORTAREMOS MENOS ANUALMENTE QUE

EN 1976

• LA DECISIÓN ULT´.MA LA TIENE CÁRTER

WASHINGTON,1. Resumen de EFE.

LA Comisión de Comercio Internacional norteamericana impuso ayer cuotas arancelarias a la

importación de calzado extranjero en los Estados Unidos y asignó a España, la cifra de 35 millones de

pares con el mismo pago de derechos aduaneros que hasta ahora. ´En 1976 España vendió

a Estados unidos 39 millones de pares de zapatos.

Con esta medida, la Comisión sella el limite, extranjero a los industriales españoles en el mercado

norteamericano.

Por cuatro votos a favor y dos en contra, la citada Comisión ha fijado una cuota de 266 millones de pares

de zapatos como importación anual y una cuota arancelaria del 40 por 100 para los pares que proceden de

este cupo.

La reconocida ley de la Comisión deberá ser aprobada todavía por el Presidente de los Estados Unidos,

pero al haber sido por mayoría de cuatro votos contra dos, el Presidente tendrá que seguir el consejo de la

Comisión. De adoptar otra solución al problema del calzado extran-jero, el Presidente podría enfrentarse

al Congreso, que en virtud de la ley Comercial norteamericana, podría restablecer la opinión de la

Comisión.

No se espera que la Comisión presente su recomendación final por escrito al Presidente hasta que tome

posesión Jimmy Carter, el próximo 20 de enero. Carter tendrá sesenta días, a partir de la entrega de la

recomendación proteccionista de la Comisión, para ordenar su cumplimiento oficial.

Para países que, como España, tienen ya un déficit comercial serio con Estados Unidos, casi cercano a los

2.000 millones de dólares, la recomendación aprobada por la Comisión gubernamental norteamericana

representa un serio revés y un aumento del desequilibrio en las relaciones comerciales, mutuas a muy

corto plazo y durante, por lo menos, un quinquenio, va que este cupo no se podrá superar por lo menos

du-rante los próximos cuatro años.

Al aprobar una cuota próxima para España de venta en Estados Unidos de 35 millones de pares anuales

con el paso de los derechos aduaneros normales de aproximadamente un 10 por 100, la Comisión ha

«congelado» simultáneamente la principal partida de ingresos españoles en el mercado norteamericano.

De los 807 millones de dólares vendidos por España en Estados Unidos con los más diversos productos,

en 1975, un total de 238 millones procedieron de la partida de calzado.

El único consuelo que ahora queda a los industriales españoles es pensar que la Comisión se podía haber

«portado» aún, peor y habría castigado aún más a sus intereses, si, en vez de establecer cuotas fijas

hubiese impuesto un arancel alto indiscriminatorio, que hubiese encarecido tanto sus productos que

hubieran dejado de ser competitivos ante los zapatos de otros países, de mano de obra más barata.

LOS ITALIANOS, BENEFICIADOS

Brasil, Argentina, Méjico y Colombia son los principales afectados por la decisión de imponer una cuota

fija a la importación de calzado y arancel extraordinario del 40 por 100 sobre los pares de zapatos que

sobrepasen el cupo establecido.

Sin embargo, los italianos, que en 1975 vendieron en Estados Unidos nada más que 54 millones y medio

de pares.

recibieron de la comisión el derecho a exportar 62,6 millo-nes de pares anuales, con los aranceles

normales al mercado norteamericano, lo que les coloca en ventajosa posición frente a los españoles que

era sus principales competidores.

Los expertos en materias comerciales de Washington creen también la reacción que, como

resultado de cualquier medida proteccionista norteamericana tome el Mercado Común y

otros países en industria zapatera contra las comisiones españolas. Según el abogado de Washington

George Egge, representante de los intereses españoles en Estados Unidos de la industria zapatera, es

posible que Canadá y el Mercarlo Común sigan la iniciativa norteamericana en su proteccionismo

comercian contra las importaciones de zapatos.

Egge recordaba ayer que casi la mitad de las exportaciones españolas de calzado va precisamente a estos

mercados, donde ahora surge la nueva amenaza.

INDUSTRIA FLORECIENTE

La industria española de calzado una de las más florecientes de Europa, produce anualmente 193 millones

de pares, con un valor de cerca de 1.000 millones de dólares, de los que unos 74 millones de pares se

venden en el extranjero, con unos ingresos totales en divisas de más de 400 millones de dólares.

Pero tan solo un 7 por 100 de estas exportaciones se dirigen a otros países fuera del Mercado Común y los

Estados Unidos. Las exportaciones de zapatos españoles al mercado norteamericano representan la mitad

de sus ventas totales al exterior.

La industria española del calzado se vería muy afectada por cualquier disminución de las ventas al

extranjero, por estar concentrada en unas pocas provincias:Alicante, Baleares, Murcia, Valencia y

Zaragoza.

La ÚNICa esperanza, aunque remota, esta en que el Presidente Carter decida, como su predecesor, seguir

la opinión del comisario Ablondi, el único que, como el año pasado, se pronunció en favor de conceder

ayuda económica a la industria norteamericana del calzado en vez de levantar barreras proteccionistas

comerciales. Pero esto es difícil que suceda esta vez.

 

< Volver