Autor: Massip Izábal, José María. 
 Washington. 
 Cordialísima entrevista Castiella-Rusk en la secretaría de Estado  :   
 El ministro español también se reunió con el secretario de Justicia, Robert Kennedy. 
 ABC.    24/04/1964.  Página: 31. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

WASHINGTON

CORDIALISIMA ENTREVISTA CASTIELLA -RUSK EN LA SECRETARIA DE ESTADO

Cambiaron impresiones sobre la realización de los Tratados de septiembre y los planes del Departamento

de Defensa en relación con las baseS peninsulares

EL MINISTRO ESPAÑOL TAMBIÉN SE REUNIÓ CON EL SECRETARIO DE JUSTICIA, ROBERT

KENNEDY

Washington 23. (Crónica de nuestro corresponsal, recibida por "telex".) Por primera vez desde la firma de

los Tratados renovados en septiembre de 1963 entre España y los Estados Unidos se han reunido hoy aquí

el ministro de Asuntos Exteriores español, don Fernando María de Castiella, y el secretario de Estado,

Mr. Dean Rusk, en una conferencia larga y cordial destinada a coordinar las relaciones—que funcionan

impecablemente—entre los Gobiernos de Washington v Madrid.

Los Acuerdos, renovados en Nueva York en el mes de septiembre pasado, prevén la celebración de

conferencias aquí y en la capital de España no sólo entre los grupos técnicos encargados de llevar a la

práctica los importantes Acuerdos tomados y firmados entonces de tipo militar, diplomático, económico y

cultural, sino entre ministros de los respectivos Gobiernos. Esta última—una reunión de alto nivel—ha

sido el objeto de la entrevista de hoy entre los señores Rusk y Castiella en el Departamento de Estado y la

comida que la ha seguido en la "Blair House", residencia de los huéspedes oficiales del Gobierno

americano, en la que, además de Rusk, ha estado presente el secretario de Defensa Mr. Robert

MacNamara.

En la entrevista del Departamento de Estado han acompañado al ministro español el embajador señor

Merry del Val—que va a presentar muy pronto sus cartas credenciales al presidente Johnson—, el

ministro consejero de la Embajada, señor Aguirre de Cárcer y el director general de la Sección de

Asuntos Norteamericanos del Ministerio de Asuntos Exteriores, don Ángel Sagaz. Con el secretario de

Estado estaba Mr. Tyler, subsecretario para Asuntos de la Europa occidental, que llevó el peso de las

negociaciones de los Acuerdos renovados en septiembre dentro del Departamento.

Este cambio de impresiones, y la renovación del contacto personal entre Castiella y Dean Rusk, era

importante por muchas razones. Desde que se firmaron los Documentos híspanonorteamericanos de

septiembre en Nueva York, hay en la Administración de Washington muchas caras nuevas, muchas

trayectorias inéditas.

Por lo que se refiere a España nada se ha modificado, ni tenía por qué modificarse con el advenimiento al

poder del vicepresidente Lyndon Johnson. La coordinación prevista en los Documentos de septiembre se

ha desarrollado con toda normalidad y en un clima de cordial cooperación entre ambos países. Las

decisiones tomadas en relación con las bases peninsulares y el intercambio cultural y económico se ha

negociado sin dificultad alguna. Han cambiado las caras, pero no el espíritu de los Acuerdos y la

cordialidad de las relaciones. En septiembre había en Washington un embajador, don Antonio Garrigues.

Ahora hay otro, el señor Merry del Val, pero la trayectoria es la misma. Los términos de la cooperación

no se han modificado. En la Presidencia había entonces un hombre de cuarenta y seis años, John

Kennedy. Ahora hay otro, que raya en los sesenta, Lyndon Johnson; pero en Estado y en Defensa—los

Departamentos más directamente vinculados con las relaciones españolas—están los mismos titulares con

las mismas ideas de septiembre, Dean Rusk y Bobert MacNamara.

Las conversaciones de Castiella con los secretarios de Estado y Defensa de los Estados Unidos han sido,

según mis noticias, cordiales, francas y constructivas. Se han cambiado impresiones sobre la realización

de los Tratados de septiembre sobre los planes del Departamento de Defensa en relación con las bases

peninsulares, especialmente la base de Rota, y se ha confirmado la clarificación del intercambio

comercial entre España y Cuba, que hace dos meses dio lugar en esta capital a interpretaciones excesivas,

injustificadas y ya corregidas.

Terminado el almuerzo en la "Blair House" el ministro español y sus acompañantes han visitado la tumba

del presidente Kennedy en el Cementerio nacional de Arlington, al otro lado del río Potomac, y el señor

Castiella ha sido recibido más tarde, a la hora de comunicar, por el secretario de Justicia, Mr. Robert

Kennedy, hermano del difunto presidente. El ministro español le ha hecho entrega de un gran álbum

conteniendo los comentarios de la Prensa española al magnicidio de Dallas en noviembre.

Robert Kennedy—una posibilidad vicepresidencial demócrata en las elecciones del mes de noviembre—,

ha tenido palabras de gran cordialidad a la cortesía del ministro español y ha recordado el interés de su

hermano por la continuidad y consolidación de las relaciones entre Estados Unidos y España dentro del

cuadro de la defensa occidental.

Para el señor Castiella la jornada de hoy ha sido excelente, que remata la inauguración de anoche del

Pabellón español de la Feria Mundial de Nueva York, que fue resonante, al término de un día agitado,

lluvioso y frío. Mañana por la mañana el ministro saldrá en avión de Washington con destino a Omaha,

estado de Nebraska, en el centro de Estados Unidos, donde visitará las instalaciones del núcleo central del

Mando Aéreo Estratégico norteamericano, el S. A. C., al cual están vinculadas las bases españolas.—José

MARÍA MASSIP.

 

< Volver