Castiella informará hoy en el Consejo de ministros. 
 En marzo de 1970 serían evacuadas las bases si no se llegara a un acuerdo  :   
 Robert Hill, probable nuevo embajador norteamericano en Madrid. 
   28/03/1969.  Páginas: 1. Párrafos: 16. 

Castiella informará hoy en el Consejo de ministros

En marzo de 1970 serían evacuados las bases si no se llegara o un acuerdo

Robert Hill, probable nuevo embajador norteamericano en Madrid

A su llegada al aeropuerto de Barajas, procedente de Washington, el ministro de Asuntos Exteriores

español, don Fernando María Castiella, declaró ante los micrófonos de Radio Nacional de España que

había vivido en Washington tensas y laboriosas jornadas de negociaciones. Subrayó que las bases

militares y el Convenio defensivo son sólo un aspecto importante, pero no el fundamental de nuestras

relaciones con los Estados Unidos, que ciertas pasiones partidistas habían querido enturbiar. Y que a base

de prejuicios, ignorancias y tergiversaciones nada seguro se puede conseguir.

Se refirió a la evolución de las negociaciones, comenzadas con el anterior secretarlo de Estado, Dean

Rusk, el 17 de octubre pasado, y a su reciente entrevista con Nixon, que calificó de larga, franca y

positiva, y dijo que había permitido aclarar no pocos extremos. El ministro terminó manifestando que en

el afán español por contribuir a la causa de la paz se iba a proseguir el diálogo.

Desde Barajas el ministro se trasladó al palacio de El Pardo, donde a las diez y media de esta mañana ha

dado comienzo la reunión del Consejo de Ministros, al que informará de las negociaciones.

NO HUBO ACUERDO

Diferencias entre Madrid y Washington no han hecho posible la renovación por un periodo quinquenal de

los acuerdos signados en 1953 y renovados por cinco años en 1963. El texto del comunicado oficial de las

negociaciones ha inducido a parte de la Prensa norteamericana a pensar que se ha producido la

renovación, cuando en realidad ningún documento ha sido firmado en este sentido.

Es cierto que el comunicado conjunto alude a una conformidad de principio sobre la naturaleza de los

acuerdos que regirán el nuevo periodo quinquenal del Convenio defensivo, pero no lo es menos que a

continuación se indica "siempre que se llegue a buen término en las negociaciones sobre dichos

acuerdos".

ARGUMENTOS ESPAÑOLES

Los negociadores españoles mantienen la tesis de que la situación de 1953 y de 1963 ha variado

notablemente y que hay nuevos factores en presencia que no pueden ignorarse, tanto en los terrenos

relativos a la defensa nacional como en el aspecto económico, además de que es preciso tomar en

consideración la posición de la opinión pública española sobre la presencia de las fuerzas norteamericanas

en España y los riesgos potenciales que entrañan, como puso de manifiesto el accidente atómico de

Palomares.

El "Wall Street Journal" estima que Madrid buscaba 300 millones de dólares en equipo militar, mientras

que Washington ofrecía una cantidad más reducida. Como se sabe, en el ámbito militar las

conversaciones han estado presididas por los generales Díez Alegría y Burchinal.

LA CUESTIÓN DEL "COMPROMISO"

La cuestión fundamental es la del "compromiso", nueva fórmula de mutualismo defensivo sobre la que no

ha sido todavía posible armonizar las posiciones de ambos países. España exige, según informan los

corresponsales, una rigurosa contrapartida al arriendo de las bases en la forma de una promesa o

compromiso de los Estados Unidos de defensa en caso de ataque.

Hasta el momento, el acuerdo entre las Delegaciones negociadoras de ambos países se limita a la

naturaleza de los acuerdos; es decir, a su marco jurídico, y no alcanza a su contenido político. Por ello, no

se han firmado los 14 documentos preparados por los expertos del departamento de Estado y

comunicados cinco días antes de que concluyera el plazo semestral de gracia.

España y Estados Unidos van a prorrogar las negociaciones, pero el Tratado ha caducado definitivamente,

y si no se lograra un nuevo acuerdo, el 26 de marzo de 1970 las bases deberían estar evacuadas.

EMBAJADOR NORTEAMERICANO

En círculos diplomáticos generalmente bien informados se afirma que el Presidente Nixon comunicó al

ministro español de Asuntos Exteriores, en el transcurso de la entrevista que recientemente le concedió,

su decisión de solicitar del Gobierno español el "placet" para nombrar embajador suyo en Madrid al

diplomático Robert Hill.

Robert Charles Hill nació en Little Ton (New Hampshire) el 20 de septiembre de 1917. Está casado con

Cecilia Gordon Bowdoin y tiene dos hijos, William y James. Ha sido embajador en Costa Rica y en El

Salvador. Posteriormente fue nombrado ayudante del subsecretario de Estado para Asuntos de Seguridad

y secretario adjunto de Estado para las relaciones con el Congreso, hasta que en 1957 marchó de

embajador a México, puesto que ocupó hasta 1961. En la actualidad está dedicado al mundo de los

negocios, en el que ocupa una destacada posición como presidente de numerosas Compañías privadas.

En la reciente campaña presidencial de Nixon., Robert Hill fue asesor principal en Asuntos Exteriores.

 

< Volver